La fundación que ayuda a migrantes está en emergencia

Los proyectos de Atención Integral a personas en Movilidad Humana y Anti-trata se encuentran en un estado de emergencia, así lo ha calificado la fundación Alas de Colibrí, debido a la falta de desembolso por parte del Ministerio Inclusión Económica Social en la acreditación de los rubros correspondientes a la ejecución de dichos proyectos.

Esta fundación sin fines de lucro ejecuta varios proyectos en Quito, Carchi e Imbabura, su presidente Daniel Rueda contó que trabajan en la promoción y defensa de los derechos humanos con énfasis en el delito de trata de personas, violencia basada en género y movilidad humana.

En ese sentido, Rueda señaló que han trabajado para la implementación de la política pública conjuntamente con el Estado en varios proyectos y uno de estos es el acogimiento institucional, que se brinda atención especializada a niños y adolescentes víctimas de la trata de personas.

Para esto cuentan con una casa de acogida en la ciudad de Quito, donde llegan víctimas que han sido identificadas en el Carchi, Imbabura y el resto del país.

Este proyecto se lo lleva a cabo en un porcentaje con el Ministerio de Inclusión Económica y Social. Pese a ello, Rueda manifestó que desde el mes de enero no han podido firmar convenio y tampoco ha existido los recursos para la atención a este grupo de ciudadanos.

Para el presidente de la fundación esto se debe a varios factores, desde el cambio de Gobierno, falta de recursos, trámites, etc.

Además, la fundación cuenta con dos proyectos adicionales en los que se trabaja básicamente en el tema de movilidad humana en Ibarra y Quito, justamente por la problemática que existe con la migración venezolana.

Para ello, el equipo técnico trabaja en el acompañamiento, asesoramiento, atención social, psicológica a esta población vulnerable.

Esto pasa en Imbabura y Quito, pero en esta última ciudad han estado con nueve meses sin los recursos necesarios para poder atender a la población.

Por la falta de recursos no han podido entregar los kits de alimentos y de bioseguridad que normalmente recibían las personas en situación de vulnerabilidad.

Rueda añadió que asimismo en Ibarra, han tenido retrasos para recibir los recursos, pero la designación ha sido más rápida. Tuvieron un primer desembolso pero hasta ahora no han firmado convenio.

Aquí hay un retraso de dos meses. Estos recursos son para el salario de los técnicos que trabajan en los diferentes proyectos. Rueda aclaró que sería aproximadamente 60 mil dólares lo que se estaría debiendo solo en Ibarra.