‘La familia es el recurso de la propia persona’

altEl Obispo de Ibarra, Valter Maggi, es un interesado de la educación; dice que estar en la Ciudad Blanca es el comienzo de una gran  aventura, que todos los días depara sorpresas y novedades. Recordó que en una ocasión pasó una mañana con comunidades indígenas e Cotacachi; la tarde en la zona tropical de Las Golondrinas, “gente distinta y al mismo tiempo con una arraigada fe cristiana, vivida intensamente”, comentó. 

Agregó que le ha impresionado el sinnúmero de obras de caridad, generadas por las comunidades religiosas.

¿Su trabajo tendrá que ver con la solidaridad hacia los más necesitados?
El Papa nos enseña que la caridad es el primer camino de la evangelización. La acogida del hombre en sus necesidades. La construcción de la justicia no es una tarea de la Iglesia; es una tarea del Estado, encargado de crear las condiciones de la justicia; nosotros simplemente podemos cumplir lo que es nuestro deber: del amor a las personas; eso significa la atención a los pobres, pero también la atención a los jóvenes. La Iglesia en Imbabura tiene una muy fuerte presencia en el campo educativo.  

¿Su fuerte es el tema educativo; cuáles son las principales falencias de la educación en el Ecuador?
La educación es una dimensión. Es como si las jóvenes generaciones sufren de la enfermedad del alma que se llama excepticismo:  nada es verdadero y el relativismo: todo da igual. Se necesita un nuevo anuncio de que la vida es positiva y se puede afrontar con esperanza. Es necesario renovar un pacto educativo. La Iglesia tiene un papel muy significativo. El tema educativo es muy importante y renovar un pacto educativo entre la Iglesia y la familia, para que los jóvenes puedan crecer en una esperanza razonada.
El Papa habla de una emergencia educativa y de una necesidad insoslayable de que a las jóvenes generaciones no les falte la transmisión de un sentido real para la existencia. Esto exige unos adultos conscientes de transmitir un bien.

Sus superiores le recomendaron su preparación en la teología del matrimonio y la familia ¿Cuál es la importancia?
Es la belleza de anunciar al mundo, el evangelio de la familia, en los términos del papa Juan Pablo II . La unión entre el hombre y la mujer abierta a la vida; a la generación de la vida y a la transmisión de su significado.  Vivimos un momento difícil, desde el punto de vista cultural, pero  la familia es el gran recurso, antes que de la sociedad, de la propia persona. El hombre, la mujer; el niño y la niña hacen la primera experiencia del amor, de la verdad. Siempre me he dedicado al campo educativo; siempre me encomendaron la tarea de la pastoral juvenil.

¿Qué opina sobre la campaña de entregar preservativos a adolescentes para evitar embarazos no deseados?
No son seguramente las medidas que puedan llevar al éxito. Nos movemos a una irresponsabilidad, porque en la experiencia del amor tú nunca te puedes olvidar que tienes al frente una persona, que tiene que ser acogida en toda su dignidad, en toda su verdad. La Conferencia Episcopal ha producido material extraordinario que se llama Saber amar;  destinado a la educación a la afectividad para los niños de segundo año de básica hasta tercer año de bachillerato. Se trata de descubrir la belleza del amor, la belleza del ser humano, de la racionalidad. No hay atajos que puedan facilitar la educación de la libertad.

¿Qué opina de sacerdotes que optan por la política, como ha pasado en Ecuador?
Un sacerdote es sacerdote; el campo de la política es propio de los laicos. No (está bien). El papel del sacerdote es colaborar en la formación de la conciencia social y política de los creyentes. Ni los obispos ni los sacerdotes entran en la actividad política partidista. Los casos que se han visto no son ejemplares.

Usted representó a la Santa Sede en el encuentro sobre cambio climático en América Latina ¿Falta mucho por hacer en este tema?
La doctrina social de la Iglesia considera a la ecología como un aspecto fundamental de la vida del hombre. La naturaleza, la creación es un bien que hay que cuidar y respetar porque es el espacio donde la persona puede desarrollarse plenamente.

Ciertos representantes de la Iglesia católica han hecho mucho daño, en el tema de abusos sexuales
Por supuesto, han hecho daño. Lo que es necesario es encontrar caminos de reparación.