La falta de agua en Ipiales, otro enemigo de los venezolanos

Tulcán-Ipiales. La situación de los migrantes venezolanos varados en Ipiales empeora con el pasar de las horas. Tras no tener la visa para ingresar a Ecuador, la falta de agua que azota a la ciudad, se volvió otro enemigo.

Inconveniente. Hace más de dos semanas se registró un daño en la bocatoma del acueducto que sirve a la ciudad. Este impasse ha generado graves problemas de insalubridad para la ciudad y los albergues que atienden a los migrantes venezolanos.

Deysa Coromoto Ramírez se encuentra hace 10 días en Ipiales. El no tener la visa le ha impedido seguir con su destino, pues asegura que va a Perú. “La falta de agua ha sido duro. Para realizar nuestras necesidades fisiológicas y para nuestro aseo personal. El cuerpo humano necesita agua y eso no tenemos”, explica la señora que llegó desde el estado Nueva Esparta, Margarita.

La historia de Coromoto se replica en los casi mil venezolanos más que se encuentran en la misma situación.

José Rafael Marín llegó desde Yaracuy y también vive el mismo drama.

Sin dinero, ni papales y sin agua vive uno de los momentos más críticos en su vida. “En el albergue nos dijeron que ya está lleno el cupo. Si no hay agua que se haga la voluntad de Dios. No me he podido bañar y estoy con la misma ropa que llegué”, explica el hombre de 29 años.

Él, está convencido de que los dejarán pasar en algún momento, por eso espera en la frontera el anhelado anuncio. En Ipiales y Ru-michaca se palpa una emergencia humanitaria.

Del problema. La administración municipal, a través de la empresa de Obras Sanitarias de la Provincia de Obando, Empoobando, puso en marcha un plan de contingencia mediante carro tanques para abastecer a los ciudadanos.

Literalmente esto no llegan a Rumichaca. La situación obligó a la suspensión de clases durante esta semana.

Ricardo Romero, alcalde de Ipiales, aseguró que el problema se complicó, pues la tubería tuvo una segunda afectación, hecho que ha impedido que el servicio se normalice.

A la emergencia sanitaria se han sumado los miembros del Cuerpo de Bomberos de Tulcán que están socorriendo a la población fronteriza, mientras Empoobando, soluciona el daño.

En territorio. El desespero por esta situación desató protestas. Moradores del barrio Puenes salió a las calles para exigir la entrega del preciado líquido. “No podemos seguir así, estamos muy mal sin poder hacer oficios. El agua que llega en carro tanques no alcanza”, expresó Marina Romo, ama de casa.

Realidad llanera. Cada día hay nuevos rostros en el albergue de Ipiales, los rezagados que continúan llegando a la frontera. Los migrantes pueden quedarse en el lugar durante tres días y tienen comida garantizada durante su tiempo de estadía.

Desde el 26 de agosto pasado, Ecuador se sumó a Perú, Chile y algunos países de Centroamérica que han impuesto restricciones a los venezolanos para ingresar a sus territorios.

La medida se fijó con el fin regular este flujo migratorio que según la ONU supera los 4 millones y se ha convertido en el mayor éxodo en la historia reciente de Latinoamérica.