La falsificación ya es de todos

David RuizDecir por una sola vez la frase ‘La falsificación ya es de todos’, resulta más cierto que toda la propaganda del gobierno, repetida millones de veces. Cuando se creía que el panorama político del país iba a mejorar, como resultado de aplicar la nueva Constitución Política; lo que vemos es la más repugnante orgía de burdas falsificaciones de documentos de afiliación a los distintos partidos y movimientos políticos, que buscaban su inscripción en el Consejo Nacional Electoral (CNE).Así tenemos, por ejemplo, que gente de Alianza País aparece militando en Sociedad Patriótica, y gente de Sociedad Patriótica aparece militando en Alianza País. ¿Qué pudo haber pasado? Una hipótesis: Algunos, para evitarse el trabajito y la fatiga de salir a las calles y plazas, a recoger las firmas de adhesión; se consiguieron el padrón del último proceso electoral, en donde consta el nombre, el número de cédula y la firma de quienes votaron en ese proceso; y, simplemente, pusieron gente a copiar el nombre, el número de cédula y la firma de miles de ciudadanos, en las fichas a ser presentadas en el CNE. Esto explicaría el por qué una misma persona aparece como militante en varios partidos o movimientos. Sí nos llamó la atención no ver en las calles y plazas del país, gente de los partidos y movimientos, realizando afiliaciones. Como también nos llamó la atención, ver que, menos pensado, aparecieron los directivos de los partidos y movimientos, con muchísimos cajones de fichas de afiliación, a solicitar su inscripción legal. Ciertos dirigentes, hasta presumían de la gran cantidad de firmas que ‘recogieron’. Ahora ya sabemos lo que han presentado. Es obvio que, en un proceso de recolección de firmas de apoyo, pudieron haberse cometido errores que no bordearían el 3 ó 4%; sin embargo, hay casos curiosos como el de Alianza País, que habiendo presentado un total de 1 534 432 firmas, un primer filtro del CNE eliminó 480 000 de esas firmas, que representan nada más y nada menos que el 31% del total. A estar pendientes, porque el relajo de las firmas falsificadas, sigue. Avanzamos, Patria.