Clases presenciales son prioridad en La Esperanza

En la zona rural, donde la conectividad a internet es pésima, los padres de familia han optado por enviar a sus hijos a clases presenciales.  Aunque el miedo a ser contagiados persiste, niños y adolescentes cumplen con los protocolos de bioseguridad en las aulas y mantienen el distanciamiento.

La necesidad y las ganas de seguir aprendiendo ha obligado que los alumnos vuelvan a las aulas. Helen Guatemal tiene 13 años y está en el noveno año, desde hace más de un mes decidió regresar a su institución porque según ella, se le hacía difícil entender algunos deberes, sobre todo de inglés, “no entendíamos lo que nos mandaban y necesitábamos que nos expliquen”, dijo.

La realidad de algunos hogares en la provincia y en el país es diferente, mientras unos tienen las facilidades de recibir clases de manera virtual otros no, como Helen, quien contó que a la semana debía hacer un recarga de al menos 5 dólares para cumplir con las clases on line o en línea y eso para ella, era un gasto muy alto.

A pesar de que las clases presenciales no se normalizan por completo ante la pandemia, donde los casos en el cantón siguen aumentando cada día más, Helen y otro grupo de alumnos asisten a las aulas todos los miércoles.

Lenguaje e Inglés son las materias que reciben en la Unidad Educativa Rumipamba, de La Esperanza, donde se ha cumplido con la señalización y se obliga el uso de mascarilla y a portar gel o alcohol desinfectante. Helen mencionó también que hasta ahora no ha escuchado casos de personas contagiadas y espera que no se registre.

Asimismo, Mayra Mugmal es una madre de familia que también se vio en la necesidad de que su hijo, de 11 años, retorne a clases presenciales de manera progresiva, vive cerca de la institución y comentó que el internet no es bueno en la zona, “no se avanza bien en las tareas, por esa razón yo decidí mandarlo y como yo trabajo necesito que alguien lo guíe y que mejor que sea un profesor”.

Hasta ahora, también indicó que no ha escuchado casos de personas contagiadas con Covid-19.

“Además de eso, los niños sí están bien, se cuidan y se protegen para prevenir posibles contagios”, dijo.

Los días lunes, miércoles y viernes su hijo recibe clases de forma presencial, aunque Mayra mencionó que cuando no entiende algún deber o materia va a la institución, mientras que otros días recibe de manera virtual a pesar de que el internet en su sector no es muy bueno.