La española Acciona terminará la obra del Metro de Quito el 31 de marzo

La empresa española Acciona terminará la obra del Metro de Quito, proyecto emblema de la capital ecuatoriana, el próximo 31 de marzo, informó este lunes el alcalde Jorge Yunda, al dar a conocer que el Municipio contratará a la operadora de forma directa.

“La constructora ha manifestado que el 31 de marzo se culmina la obra física, la construcción total del primer Metro del país”, dijo en una comparecencia con los medios en la que habló del futuro de esa infraestructura.

Y agregó que ha decidido que “después de estudiar varias modalidad de contratación”, no hay razón para que no se “confíe” a los quiteños el “mover el Metro de Quito”.

De esta forma, planteó la operación una operación propia de la empresa del Metro, teniendo en cuenta que quizá sea necesario contratar “servicios” y “especialistas” para aprender a manejarlo.

Yunda estableció en ese sentido que se realizará un “concurso público y transparente de las mejores propuestas”.

“Hemos decidido (..) confiar en nuestros quiteños y quiteñas”, dijo sobre una posible gestión directa a través de un concurso público, en donde los ecuatorianos podrán ser capacitados por los mejores técnicos internacionales que, serán contratados para capacitar el funcionamiento de la obra por dos años.

Y adelantó que se tiene previsto que esta semana se inicie el proceso para “un concurso transparente”.

Las pruebas técnicas “simulacros y marcha blanca” comenzarán después de que sea entregada la obra el 31 de marzo.

El Metro de Quito es uno de los proyectos más importante de la capital ecuatoriana en las últimas décadas y recorrerá la ciudad de norte a sur para el traslado de masas en una ciudad con casi 3 millones de habitantes.

Unas 400.000 personas al día serán transportadas diariamente en el metro, cuya construcción empezó en 2016 y cuya terminación se ha visto retrasada de 2020 a 2021 por la pandemia del coronavirus.

En un principio comenzó a ser construido por un consorcio formado por la brasileña Odebrecht y la española Acciona, aunque hace dos años pasó a manos exclusivas de esta última.

El proyecto total tiene un costo total ligeramente superior a los 2.000 millones de dólares.

La Alcaldía, que deberá reorganizar su sistemas de autobuses para abastecer la línea del Metro, tiene “documentos y consultorías que dan a conocer que la contratación de servicios sería la manera más idónea en cuanto a la legislación ecuatoriana”, especificó Yunda sobre la prevista operación del sistema de transporte.

Con la gestión directa, “se podrá evaluar la demanda, el giro del negocio y los ingresos del Metro para seguir tomando decisiones”.

La obra demandó la extracción de tres millones cúbicos de tierra del subsuelo capitalino, una ciudad enclavada en la falda del volcán Pichincha, que fue declarada como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1978.