La eliminación del reinado de Ibarra “es una novelería” dice exsoberana

Ibarra. Exreinas de Ibarra se pronuncian ante la aprobación de un manifiesto por parte de los nueve concejales de Ibarra, así como de la alcaldesa Andrea Scacco, en cuanto a la eliminación del reinado de la Ciudad Blanca.

Opinión. Andrea Cazar, exreina y exconcejala de Ibarra, dijo que lo principal es saber que la elección se realiza desde 1967.

Agrega que es necesario clarificar el papel que ha desempeñado la Reina de Ibarra, así como la obra que ha desarrollado.

Sostiene que, actualmente, se las quiere encasillar como una cosa u objeto.

“Yo no me siento ni cosa ni objeto ni creo que la mayoría de reinas se haya sentido cosa u objeto; excepto una, en efecto, la que aceptó entregar este manifiesto ya que es aceptar de manera tácita que fue cosificada o que fue un objeto al haber aceptado participar y lógicamente al ser elegida reina de Ibarra”, dijo.

Reacción. “En la vida hay que ser coherente y consecuente. No es cuestión que vengan colectivos o minorías a cambiar la situación de una ciudad donde hay costumbres, tradiciones, resoluciones, reglamentos, ordenanzas… y simplemente se hace a través de un manifiesto”.

Al manifiesto aprobado por unanimidad lo calificó de “novelero”.

Sostiene que el documento es ilegal y no tiene validez administrativa ni jurídica.

“La falta de conocimiento en este tipo de situaciones les hace caer en el error, no quiero entrar en la polémica. Yo me estoy sintiendo discriminada como reina de Ibarra”, enfatizó y recalcó que el manifiesto fue un acuerdo previo que no se votó en el Concejo Municipal.

Andrea Cazar sostuvo que han existido acercamientos con algunas reinas con el fin de conversar.

“A qué rato se nos preguntó a las exreinas, en qué momento se aceptó una opinión pública”, afirmó Andrea Cazar.

“Hay que tener criterio”, expresa.

Considera que debe existir un acercamiento con la Municipalidad, para que deje sin efecto el manifiesto, caso contrario propone eliminar las fiestas de Ibarra, para ahorrar los 220 mil dólares.

La exreina sostiene que la socialización sobre este tema era importante.