La droga, problema que acaba las vidas

Tulcán. Freddy Pinto pasó a ser parte de la triste estadística de sentenciados por droga.

El ciudadano de origen colombiano deberá pagar 10 años de condena y una multa de 40 salarios básicos por narcotráfico.

Su caso fue uno de los más sonados que se registraron en este año en el cantón Montúfar donde fue detenido. Pinto fue capturado en el control policial de La parroquia La Paz en el cantón Montúfar con 85 mil 782 gramos de marihuana. El alcaloide estaba camuflado en la guantera del auto, que evidentemente se visualizaba que la habían modificado. Pero lo que delató al ciudadano originario de Pasto, Nariño, sur de Colombia fue el olor que esta emanaba al interior del vehículo.

Del caso. Según detalles del juicio, además de la guantera la marihuana estaba encaletada en el bomper, así como también en los guardachoques, en el piso de los asientos delanteros, y en los guardafangos del vehículo.

En total fueron 174 paquetes rectangulares que al realizar las diligencias de pesaje han determinado un peso bruto de 94 mil 841 gramos y un peso neto de 85.782 gramos de marihuana. Tras su detención el 19 de mayo pasado, la Fiscalía, abrió la investigación correspondiente para demostrar que el hoy condenado actuó con voluntad a sabiendas de lo que le podría pasar en caso de ser descubierto.

Contrapunto. De acuerdo al proceso judicial, John Valencia Figueroa, abogado defensor de Pinto, aseguró en el caso que su defendido se dedica a los trabajos de pintura. “El día de los hechos se acercó una persona a su taller y le indicó que si le podía colaborarle pasando un vehículo hasta la ciudad de Ibarra y que por ese trabajo le iba a reconocer algo, a lo cual él aceptó. Obviamente él desconocía lo que venía encaletado dentro del vehículo”. Tras siete meses de prisión el juicio llegó al final, con la condena de Pinto Almeida.