La depresión y la ansiedad se agravan ante la pandemia

A poco más de un año de la pandemia del coronavirus en el mundo y en el Ecuador, los efectos que ha dejado la misma continúan apareciendo de forma gradual.

Estos no solamente se dan en el área económica por la pérdida de empleos o en la sanidad por el colapso de los sistemas hospitalarios y el aparecimiento de nuevas cepas del virus, sino también en la mentalidad de las personas, ya que la parte psicológica se ha visto afectada en gran medida por la coyuntura actual.

La pandemia ha provocado que se viva en un estado de sorpresa continúa, ya que cada semana aparecen nuevas noticias en torno a la enfermedad o sobre las decisiones que las autoridades gubernamentales toman con el fin de tratar de controlar la dolencia.

Sin embargo, en palabras del psicólogo clínico Carlo Aguilar esto ha provocado que las personas ingresen en un estrés postraumático, ya que existe un temor generalizado de lo que podría ocurrir en el mundo, ya que la gente está muy expuesta a una gran cantidad de información sobre la pandemia “que a veces es complicado discernir”.

El especialista explica a EL NORTE que también se ha incrementado la fobia social, que es el temor a las personas, ya que aunque la gente tiene que salir a las calles les da miedo compartir con extraños, sobre todo quienes aún no se han enfermado. Por lo que mucha gente vive en estado de alerta o pánico.

También se ha dado que dentro de los núcleos familiares se han generado discusiones o actos de violencia porque salieron a la luz emociones que estaban rezagadas en el interior de los individuos. “La pandemia ha hecho que muchos no tengan la capacidad de conectar el corazón con el hemisferio derecho emocional”, dice la también psicologa María José Bonilla

Los cambios en los comportamientos de las personas y en las dinámicas o rutinas a las que se estaban acostumbrados han provocado que también exista un mayor número de cuadros de ansiedad, ya que las personas han tenido que asumir muchos más roles.

“A las mujeres por ejemplo les ha tocado ser profesoras, enfermeras y hasta veterinarias porque el peso de cualquier cosa que le ocurra a cualquier miembro de la familia casi siempre recae más en las mujeres por las preocupaciones que tienen”, agrega Bonilla.

Además, comenta que dichas sensaciones podrían afianzarse ante la nueva ola de contagios y las amenazas de volver a un confinamiento como se ha propuesto en algunas ciudades del país.

Según un estudio realizado por la Universidad Javeriana de Colombia, publicado por France 24, y llamado ‘Salud mental y resiliencia en adultos jóvenes de Sudamérica’ demostró que los hombres en un 46,5 por ciento muestran cuadros de ansiedad, mientras que en las mujeres el porcentaje es de 56.3 por ciento.

Sobre la depresión ocasionada por la pandemia de se llegó a la conclusión que en el sur de América Latina, el 17 por ciento de la población sufría de niveles severos de tristeza, 22 por ciento moderada y un 29 por ciento afirmó que ya había entrado en un estado de depresión total.