La danza y los adultos mayores

zulema obandoEn el marco del  I Festival de Danza del Adulto Mayor “Amemos Lo Nuestro”, organizado por el Gobierno de Antonio Ante y el coreógrafo, director y promotor cultural, Marcelo Tutillo Cevallos, revivió el espíritu de los adultos mayores que se dedican al arte de la danza en todas sus expresiones.

Elevó la autoestima de hombres y mujeres que aportaron en su momento al engrandecimiento del cantón, la  provincia y el país. Más de  cien personas en escena causaron júbilo en el público que llenó la plaza cívica Libertad, deleitándose de pasos sincronizados como sanjuanitos, albazos, pasacalles, pasodobles, bombas, el baile de las cintas, el enamoramiento indígena, el corte de la cebada y otros. Estos espacios deberían generarse con regularidad  y replicarse en otras ciudades, dentro de los nuevos procesos asumidos por los gobiernos locales,  considerando que la danza es un arte fusionado a la música donde el ser humano se expresa y se identifica con sus orígenes, costumbres y tradiciones.
Cabe decir que  Ballet Folclórico Hatuntaqui con 14 años de amplia trayectoria, en el rescate y difusión de la danza, se ha convertido en un referente de esta manifestación, actualmente pertenece a la Red de Gestores Populares del Ecuador y es una escuela permanente de niños, niñas y jóvenes que quieren  proyectarse como individuos y como parte una sociedad, incluyente y activa.   Hatuntaqui Adultos Mayores, desde hace más de once años, lo conforman personas entusiastas que a través del tiempo han adquirido su  propio estilo de baile, representado con orgullo en las tarimas del convivir nacional y de exterior, luciéndose con el Pasacalle”, el “Alza que te han visto”, entre sus mejores coreografías. A pesar de que los derechos de este sector de la sociedad están expuestos en la Carta Magna, siguen siendo objeto de segregación, son vistos como “inútiles”, cuentan con  poco acceso a la salud y escasos espacios de diversión y aprendizaje, por lo que esta dinamia del quehacer cultural, es un sorbo de vida que les fortalece espiritualmente produciéndoles felicidad; ell@s, son seres maravillosos, con la energía de un niño y el corazón inquieto de un joven que tienen mucho por dar y recibir.

 

Zulema Obando
crisjuli@hotmail.es