La Cruz Roja recolecta sangre a domicilio por la falta de donación

El desabastecimiento de sangre que tiene la Cruz Roja Ecuatoriana, debido a la falta de donantes, ha motivado a que el personal de la institución acuda a domicilios de las personas que quieran colaborar. Esta es una acción para contrarrestar la crisis que se ha generado ya que las pintas de sangre son sumamente importantes y el número ha bajado a tal punto que, en ocasiones, no se completa el número mínimo para hacer los envíos a Quito.

Situación crítica
Magdalena Vega, Directora del Centro de Colecta de sangre de la Cruz Roja de Imbabura, comentó que antes de la emergencia esta entidad, a nivel del Ecuador, era la proveedora del 70% de sangre, y aunque actualmente el porcentaje subió al 80%, la escasez es alarmante. “Teníamos hasta 18 mil pintas al mes y ahora llegamos a 3 mil pintas, es decir, es una reducción de más del 80%”, dijo y añadió que por eso se han tomado acciones.

Detalles
En el caso de Imbabura, además de la colecta a domicilio, también se realiza en la Junta Provincial que está ubicada frente a El Obelisco de Ibarra. Este fue el pedido especial que hizo Vega ya que de esta forma se podrían recolectar mayor número de pintas pues las colectas a domicilio limitan mucho el número que se puede lograr. La atención es de lunes a viernes de 07:00 a 12:30.
Lo ideal es que existan como mínimo 10 pintas diarias en la Junta pero hay días que no se logra ninguna. A domicilio se logran entre 9 a 12 pintas. Sin embargo, la totalidad no es suficiente para abastecer la demanda.

Necesario
“A pesar de la emergencia todavía hay pacientes que necesitan sangre, por ejemplo, para quienes se hacen diálisis, tratamientos de cáncer, hemorragias posparto, y tenemos que cubrir esas necesidades porque el stock en hospitales está disminuyendo”, enfatizó Vega.

Aclaración
Una de las aclaraciones que la directora del Centro de Colecta realizó, es el tema de los costos que tienen las pintas de sangre en instituciones de salud privadas.
Dijo que estos rubros se cobran por concepto de los exámenes que se realizan para que la sangre sea segura como : VIH, hepatitis B, hepatitis C, entre otros, así como el costo de los tubos y las bolsas. “No es el valor de la sangre pues la gente la dona voluntariamente pero esos valores se cobran, por lo antes mencionado, en instituciones privadas y no en hospitales públicos, porque somos una organización que no recibe aportes del Gobierno”, dijo.