La clásica de ‘Richie’, una fiesta que superó las expectativas

La Cuarta Clásica Richard Carapaz, certamen que se realizó del 13 al 15 de noviembre y que fue una verdadera fiesta ciclística, superó todas las expectativas. En acción estuvieron 600 deportistas de diferentes provincias del país y, también, de Colombia.

La línea de meta, estuvo ubicada cerca de la casa de don Antonio Carapaz y de doña Anita Montenegro, padres de “Richie” y, en donde el actual vicecampeón de la Vuelta a España, creció.

Cada uno de los ciclistas participantes dio lo mejor en esta exigente prueba. La gente estaba atenta al paso de cada uno de los deportistas. Sin embargo, todo eso pasó a segundo plano cuando, quien hoy por hoy, es el mejor ciclista en la historia del Ecuador, se bajó de un vehículo policial y tomó la bandera a cuadros para hacerla flamear y marcar el final de la competencia ciclística que lleva su nombre.

Mientras “La Locomotora del Carchi” daba el banderazo final, un tierno canto le sorprendió a sus espaldas. Era Leonel Armas, un pequeño ciclista montufareño de 4 años de edad, quien le cantó a “Richie”, el tema que al ritmo de bomba fue compuesto por el cantante carchense Widinson y, que prácticamente, se convirtió en el “himno” del destacado ciclista. Carapaz, con una sonrisa dibujada en su rostro y con un choque de puños, agradeció el gesto de Leonel.

Mientras Richard Carapaz, actual corredor del Ineos Grenadiers, caminaba unos 300 metros desde la línea de meta hacia el sitio donde se armó la tarima para la premiación, la gente no paraba de brindarle cariño y solicitarle fotografías.

Él, mostrando humildad, accedió, pero a cada momento pedía mantener el distanciamiento, debido a la emergencia sanitaria que aún se vive debido al Covi-19. Los selfies estuvieron a la orden del día.

Antes de la premiación, el destacado ciclista carchense, se dio espacio para hablar con representantes de los medios de comunicación que estuvieron en el lugar. “Richie” se sintió contento con la acogida que tuvo su clásica y también alegre por ayudar a dinamizar la economía en la tierra que lo vio nacer.