La Casa de la Cultura cumplió 67 años de vida institucional

Ibarra. De gala se llenó el Teatro Imbabura, la tarde del jueves, para conmemorar un año más de servicio de la institución referente de la cultura y las manifestaciones artísticas, en el país y en la provincia.

Se trata de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Ben-jamín Carrión, Núcleo de Imbabura, que en este marco aprovechó para presentar el libro de Marco An-tonio Rodríguez, entregar reconocimientos a distingui-

das personalidades en las artes plásticas, la música y lo académico; y promover su pensamiento.

Historia. Hace 76 años Ben-jamín Carrión, filósofo, literato y periodista fue el idealista que dio vida a este proyecto que tuvo, desde el comienzo, el objetivo de convertir al país en una potencia cultural.

Así lo explicó Patricio Gue-rra, docente e investigador imbabureño, quien expuso con detalle el comienzo de las actividades en la ciudad.

“El 13 de enero de 1953, ba-jo los mismos postulados de respeto a la identidad y a la unidad se crearon los respectivos núcleos, en diferentes ciudades. En Imba-bura fueron 17 los intelectuales de distintas tenden-

cias ideológicas los que i-rrumpieron en la tarea de cristalizar esta causa”

Según Guerra, la historia comenzó en una modesta pieza arrendada en el centro de la urbe, para luego pasar por una casa en la calle Pedro Moncayo y Ol-medo (1976), en la Casa de Hacienda de Pilanquí (1986) hasta lo que ahora representa su moderno complejo en la calle Pedro Rodrí-guez.

Máximo Galardón. Pero la historia de la Casa no se queda solamente en esos personajes históricos, sino que se traslada hasta la actualidad en donde rostros del quehacer cultural, en la provincia, han trascendido por su arte, ante propios y extraños.

De esta manera, la Medalla Pilanquí, el Máximo Galar-dón, otorgado por el Nú-cleo se lo entregó al maestro, Nelson López Obando, oriundo de la parroquia de La Esperanza y cuyos cuadros son parte viva de la provincia y su vida religiosa. Para el pintor se trata de un reconocimiento “inmerecido”. Él artista también agradeció la invitación de Fernando Revelo, presidente del Núcleo de Imbabura y quien le entregó la medalla.

Reconocimientos. La Casa de la Cultura además dedicó una placa al doctor Gon-zalo Parra Flores, músico popular y poeta cuyo aporte para la provincia ha sido significativo. En su corta intervención, el artista saludó al público presente al cual prometió seguir entregando su música. “Me llevo esta placa como un recuerdo pa-ra las futuras generaciones”, manifestó.

Así también, la bibliotecaria Madgalena Romero Ruales recibió este galardón por su labor “desinteresada” al frente de la Biblioteca de la institución lo que permitió que muchos adolescentes, ahora adultos, aprendieran visitando la Casa.

Libros, guitarras y piano. Parte de la velada incluyó palabras del escritor Marco Antonio Rodríguez, respecto de su nuevo libro ‘Todos Mis Cuentos’ y la entrega de las últimas publicaciones hechas por el Núcleo de Imbabura como son la revista anual de la CCE y el periódico Letras de Imba-bura, número 96.

El acompañamiento musical estuvo a cargo del grupo Reminiscencias a cargo de Antonio Almeida y sus hijos Xavier y Daniel.