La caída del invicto

Según la encuestadora CMS, de Santiago Cuesta, tras un sondeo en varias provincias del país, sobre el tema de la próxima consulta popular, la tendencia por el No, estaría al ascenso en contraposición a la tendencia por el Sí. A más de estos resultados, es evidente que se percibe un ambiente de desacuerdo generalizado, por el tipo de preguntas planteadas por la Presidencia de la República, claramente restrictivas de derechos y violatorias a la constitución.

Para aclarar el panorama, cabe notar que varios de los fundadores de Alianza País, como el mismo Alberto Acosta, y otros tantos militantes o simpatizantes del mismo movimiento, están unidos y trabajando a medida de las posibilidades, para detener esta malsana  pretensión correísta de meterle la mano a la justicia ecuatoriana y refrendar la censura a los medios de comunicación. A esto se suma una amalgama de organizaciones sociales, de distintas tendencias políticas; indígenas, sectores productivos, iglesia, ex presidentes, entre otros, que se han pronunciado por un No rotundo y enfático. Está claro que el pueblo puede ser ignorante (por ignorar), pero nunca ingenuo o tonto como pensarían ciertos gobernantes. ¿Cómo se puede aprobar un asalto a la justicia al puro estilo de la partidocracia, o la restricción de los derechos ciudadanos, la falsa moral de prohibir matar un animal por diversión, solamente en un cantón, o por criminalizar el ahorro de toda una vida de trabajadores autónomos, o la no afiliación al Seguro social? Seguro que los que están por el Sí, serán los confundidos, los alza-manos de siempre, cierta burocracia y los funcionarios de gobierno de alegre festín. Qué pena decirlo, a lo mejor el Presidente tuvo buenas intenciones, pero ese no es el camino adecuado, una vez más se ha equivocado y el precio a pagar, a más de los millones de dólares, será alto. Gobernar con el corazón es tierno y folclórico, pero gobernar con el cerebro es más sabio y provechoso. Parece que la caída del invicto en las elecciones y consultas, esta vez está marcada. 

  Raúl Amaguaña Lema.
    raulamaguana@gmail.com