La bipolaridad

enrique aguilarUno del los términos que más se ha vulgarizado es “bipolar”.
Todo el mundo encuentra  razones para etiquetar a otro con esta palabra. Sea el marido que nota muchos cambios de humor en su esposa o viceversa, o la madre que mira a su hijo muy inquieto, o a su adolescente variable y agresivo.


Por eso nos ocuparemos de definir brevemente este trastorno. Es bipolar una persona que fluctúa entre los polos de la exaltación del ánimo: habla mucho, gasta mucho, se cree muy importante, inteligente o rico.
O bien el otro polo, el de la tristeza, con baja del estado de ánimo, perdida de interés, dificultades en el sueño y otros síntomas, que incluso pueden llevarlo al suicidio, después de cualquiera de estas fases de enfermedad puede haber total normalidad, muchos grandes genios de la humanidad han tenido enfermedad bipolar o Maniaco-depresiva como se la llamaba antes.
Luego, la enfermedad bipolar, es un diagnóstico psiquiátrico que debe hacerlo el especialista médico correspondiente y tratarlo adecuadamente pues ambas fases de la enfermedad pueden llevar al enfermo a situaciones difíciles ante si mismos o sus allegados.
Por consiguiente, señor o señora, si usted quiere utilizar este término para solicitar el divorcio, primero someta a su pareja a un adecuado diagnóstico, lo mismo vale para los niños inquietos que pueden ser hipercinéticos (TDAH, por sus siglas en Inglés) o para los adolescentes que están viviendo la crisis de esta edad.
No se precipite en elaborar etiquetas sobre algo que desconoce y deje en manos de los especialistas el diagnóstico y tratamiento de estos difíciles casos.

 

Enrique Aguilar
neaguilarz@hotmail.com