La bicicleta, una sana alternativa

Cuando no existe de por medio un criterio cierto de lo que se promueve en favor de la población, todo proyecto queda inconcluso o simplemente fracasa. Eso pasa en muchas acciones que desde lo público se han iniciado, pero que con el pasar del tiempo se diluyen o simplemente se olvidan.

La ciudadanía observa, por ejemplo, los bicipaseos que por varias razones no continuaron en Ibarra, cuando precisamente la juventud y los niños y niñas iban poco a poco despertando por esta afición. Felizmente hay iniciativas que quedan palpitando  y solo se necesita de decisión para volver a prender el entusiasmo. Satisface mucho que el movimiento ciudadano ‘Bicikultura’ haya anunciado en Ibarra que se prepara para con el fin de que el nuevo año existan proyectos “encaminados a culturizar a la ciudadanía sobre el uso de la bicicleta como medio de transporte alternativo”. La bicicleta sí es una alternativa válida para todos los ciudadanos, más aún cuando el desorden, el caos, la cantidad de semáforos que no han contribuido al normal flujo del tránsito vehicular son problemas no solucionados que se han apoderado de la ciudad. Que bueno que los ‘biciactivistas’ sigan haciendo de los jueves el día propicio para los ciclopaseos nocturnos esperando sumar más participantes a esta actividad.  Desde ya buena suerte en el 2014 al colectivo Bicikultura y éxitos en sus proyectos alternativos.