La ayuda de a poco llega para ciudadana que está enferma

Ibarra. El 17 de julio de este año EL NORTE sacó a la luz la realidad en la que vivía Marianita Anguasha, una ciudadana de 47 años de edad, que necesita readecuar una habitación de su casa para poder en su mismo domicilio realizarse la diálisis peritoneal.

Ayer visitamos su casa, y si bien aún no está adecuada, ya existen algunos materiales (cerámica y cemento) que la gente de buen corazón le ha llegado a dejar a su casa.

En aquel entonces Marianita dijo además que le habían “suspendido” el Bono de Desarrollo Humano.

Ha pasado un medio mes y algunas cosas ya han cambiado para la ciudadana.

Desde el MIES. En un documento esta entidad señaló lo siguiente: “El Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), distrito Ibarra, entregará a Marianita Crispina Anguasha Acacia, desde agosto de 2019 (este mes), el Bono Joaquín Gallegos Lara para personas con discapacidad severa de 240 dólares. Esto se dio gracias a la actualización de datos y de su Registro Social que cumplen con los requisitos que ordena el artículo 5 del Instructivo Técnico Normativo para la Gestión del Bono Joaquín Gallegos Lara…”, aquello fue corroborado por Marianita quien dijo que efectivamente ya le reestructuraron el bono.

En el documento del MIES se señala también que Marianita Crispina Anguasha Acachu, de 47 años de edad, tiene discapacidad física del 68%, según refleja el carnet de discapacidad; además sufre insuficiencia renal, por lo que su hija Silvia Verónica Chinguad Anguasha se encarga de su cuidado y atención.

Testimonio. “Estoy igualmente realizando los trámites para ver si logramos acceder a un trasplante de riñón, junto a mi hija estamos luchando en eso, pero tenemos que tener adecuada la habitación, para eso es que seguimos solicitando a la gente de buen corazón o algún ingeniero o arquitecto que nos pueda ayudar”, dijo Margarita quien intenta caminar pero no puede y si lo hace lo consigue con mucha dificultad. La ciudadana recordó que ya lleva realizándose la diálisis por al menos 6 años, asegura por ello que en sus brazos ya no hay dónde poner una aguja, sus piernas también se encuentran muy hinchadas.