Juzgan muerte en riña de una discoteca

altIbarra. Una riña callejera suscitada el 28 de febrero de 2010, en las afueras de una discoteca, terminó con la muerte de Edgar Vinicio Enriquez Ruales de 41 años.

Tras este hecho, el Segundo Tribunal de Garantías Penales de Imbabura, ayer declaró culpable del delito de homicidio simple, al agente de Policía Roberth Mina.

 Riña callejera. Los testigos informaron que la riña ocurrió aproximadamente a las 03:30 y Maura Corina Montero Paz, viuda de Edgar Enriquez, explicó que la noche anterior a la muerte de su esposo, su familia decidió salir a divertirse en una discoteca y que cuando salieron de allí, varios hombres que circulaban en dos autos: un Suzuki rojo y un Corsa gris los ofendieron, se estacionaron y empezaron la pelea.

La mujer envuelta en llanto dijo que los agresores acabaron con la vida de un hermano, un padre y un esposo que dejó un dolor imborrable en toda su familia.

 La muerte. Según los resultados de la autopsia practicada al cadáver de Enriquez, la causa de la muerte  fue una hemorragia cerebral, que fue ocasionada por el golpe de algún objeto contuso en la parte posterior de su cabeza. Además quien practicó la necropsia expuso que el fallecido presentaba un golpe en el ojo derecho y que tomó muestras para practicarle la prueba de alcoholemia. Allí determinaron que Enriquez tenía 1,5 gramos de alcohol en su sangre.

 El acusado. Roberth Vinicio Mina Maldonado, agente de policía procesado por esta muerte,  quien aquel día no estaba laborando, explicó que un grupo de personas que estaban fuera del Tsunami les gritaron palabras soeces, lo que había provocado la ira de sus acompañantes y bajaron de los autos para protagonizar la riña.

“Un joven me golpeó y yo me defendí, luego me cayeron otros más y lo único que hice fue defenderme, pero nunca vi que alguien cayera al piso, ni tampoco agredí a ninguna persona mayor, solo fue la pelea con jóvenes”, explicó Mina.

La Fiscalía lo acusó de homicidio simple, mientras que la acusación particular, lo acusó de homicidio culposo y solicitó una indemnización por daños y perjuicios. El Segundo Tribunal, aceptó la petición de la Fiscalía y declaró Roberth Mina, culpable del delito de homicidio simple. La sentencia la notificarán  en el tiempo estipulado en la Ley.