Julio Flores resbaló y murió al caer a un reservorio (video)

ahogadoOtavalo.- Julio Flores no podía contener el dolor. Su hijo quien llevaba su mismo nombre, falleció ayer de manera abrupta.
Murió ahogado en un reservorio de agua, al que conocía muy bien. Pero por cosas del destino, terminó ahogado. El equipo de buceo del Cuerpo de Bomberos de Otavalo, liderados por Wilson Jaramillo, sacó el cuerpo del fondo del escenario.

El hecho sucedió ayer sobre las 10:00. Una jornada normal, un día común y corriente en Quinchuquí, una comunidad donde la tranquilidad prima sobre todas las cosas. Esa premisa se irrumpió sobre las 09:30, tras la caída de Julio Flores al reservorio.

Testimonios. De acuerdo a las versiones de los moradores, el hombre de aproximadamente 26 años, perdió el equilibrio y cayó. Unos dicen que se encontraba pescando pues el lugar aparentemente es un criadero peces. Esta infraestructura pertenece a la Unidad Educativa Miguel Egas, donde el hoy occiso, trabajaba como conserje.

“Era una persona muy respetuosa y atenta. Siempre con una sonrisa nos daba la atención que necesitábamos”, lo describe María Yépez, moradora de Quinchuquí, quien vive frente al reservorio. Esa calidez y sencillez de Julio quedará en la memoria de sus amigos y conocidos.

Hechos. “Todo fue muy rápido, él estaba pidiendo ayuda, tratamos de dársela pero se hundió rápidamente”, cuenta José Alberto Lamchimba de 38 quien trató de ayudarlo. De hecho él, junto a otro vecino intentaron salvarle la vida, pues se amarraron una soga al cuerpo e ingresaron al reservorio, pero en cuestión de minutos Flores desapareció.

Esta versión es confirmada por Gerardo Días, otro de las personas que llamaron a los organismos de socorro para tratar de salvarle la vida al carismático hombre. A pesar de los intentos, nada salvó la vida de Julio. Científicamente el ahogamiento se produce cuando una persona es incapaz de respirar porque la entrada de aire al cuerpo está sumergida en un líquido, por ello el fallecimiento fue instantáneo. “No puede ser. Por qué te fuiste hijo mío”, gritaba desconsolada la madre quien recibía el consuelo de varios vecinos.

Rescate. El dolor se agudizó más cuando llegó el equipo especializado de buceo del Cuerpo de Bomberos de Otavalo, quienes rescataron el cuerpo. Cerca de 200 personas estaban apostadas en los exteriores del reservorio, esperando ver el rescate. Tras unos minutos de búsqueda, se halló el cuerpo de Julio.

Los gritos de dolor y lágrimas entre los hermanos y padre del fallecido fue una constante. “Era un buen chico, era muy ágil para todo”, señaló Miguel Mesa, amigo de infancia de Julio.

Carlos López, jefe del Cuerpo de Bomberos aseguró que los reservorios de agua tienen una característica especial, pues su diseño interior es inclinado y no vertical. Esto dificulta a la persona que cae salga con vida.

Estructuralmente los reservorios de agua son un elemento fundamental en una red de abastecimiento de agua ya que permiten la preservación del líquido para el uso de la comunidad. En este caso el escenario permite dar agua a los huertos que la institución tiene para los estudiantes.