Juez de Imbabura dejó libres a dos ‘robacasas’

altIBARRA. El Juez Segundo de Garatías Penales de Imbabura, Gonzalo Iza, ayer dictó la inmediata libertad para los dos ciudadanos extranjeros, que fueron detenidos por la Policía el último viernes, después de robar tres viviendas en Chorlaví y Natabuela.

El robo. Según el informe policial, el viernes a las 10:00, un ciudadano llamó a la central de emrgencia, para informar que observó como en Chorlaví, tres hombres violentaban las seguridades de la casa de su vecina y se llevaban varios electrodomésticos. Los supuestos maleantes se movilizaban en un vehículo Tucson negro de placas POD – 321 y los policías de Atuntaqui, lograron divisar el automotor, mientras que desde Otavalo llegaban más refuerzos e iniciaron la persecución.

 Los detenidos. Los presuntos delincuentes ingresaron a San Roque y los moradores encendieron las alarmas comunitarias, por lo que los tres sospechosos abandonaron el vehículo y se lanzaron a una quebrada. Dos de ellos salieron nuevamente a la autovía caminando y los uniformados que acudían desde Otavalo, al verlos sospechosos y llenos de lodo los detuvieron.
En el vehículo fueron encontrados 4 televisores, una computadora, un equipo de sonido y más objetos de valor que los propietarios de las tres viviendas afectadas, lograron reconocer y presentaron la respectiva denuncia.

 Denuncias. Los propietarios de las tres viviendas, denunciaron que en la casa ubicada en San Agustín de Chorlaví, se sustrajeron 120 gramos de oro, dos televisores, un computador, un edredón, prendas de vestir y más.
Mientras que de una vivienda ubicada en Natabuela, después de destruir las seguridades, se llevaron dos televisores y un equipo de sonido. Además, de la casa del frente robaron un DVD.

 Audiencia. Los dos procesados  son: Luis Miguel Guido Pineda de 25 años de edad y Dilan Andrés Castrillón de 27 años, ciudadanos colombianos que permanecen en el país como refugiados.
El Juez Segundo de Garantías Penales de Imbabura, Gonzalo Iza, ayer durante la audiencia de flagrancia recibió la denuncia presentada por el fiscal, Óscar Obando, escuchó las respectivas declaraciones y ordenó la inmediata libertad de los dos procesados.

 Indignación. Los afectados de los robos en sus viviendas se mostraron indignados tras la decisión del juez.
Mientras que el jefe del Servicio Rural de Policía, Edwin Cando, dijo que este hecho le causa indignación,  porque prácticamente, los policías realizaron un operativo durante 45 minutos, cerrando las vías desde el redondel del ingreso norte de Otavalo hasta la ciudad de Atuntaqui para detener a los dos “robacasas” y ahora la labor policial quedó burlada.