Juan Pablo Vega, futbolista anteño de exportación

Juan Pablo Vega Yépez juega fútbol desde que tenía cuatro años de edad. En la actualidad, ya con 16 años, el joven deportista anteño sueña con llevar su talento al balompié del exterior. Está entrenando fuerte para conseguirlo.

Desde pequeño, vistiendo los colores de la Unidad Educativa Pensionado Atahualpa, Juan Pablo demostró que tiene talento para jugar al rey de los deportes. Gracias a su casta goleadora, en más de una ocasión, se ganó un espacio en las páginas de Diario EL NORTE.

Por ese motivo, Pablo Vega, su padre, guarda varios recortes del impreso como uno de los mejores recuerdos de los inicios de su hijo en el fútbol. También tuvo la oportunidad de estar en unos Juegos Intercantonales con la selección de su cantón.

Con el objetivo de seguir ganando experiencia en el deporte que le apasiona, con solo 14 años de edad, Juan Pablo se trasladó a Argentina. En territorio argentino, por más dos años realizó una pasantía, precisamente en las instalaciones del club Rosario Central.

Esa experiencia, según el jugador anteño, le sirvió de mucho, ya que vivió cómo es la forma de entrenar en otro país Sudamericano.

En 2019, Juan Pablo también formó parte de la Preselección Ecuatoriana de Fútbol Sub 15, por ese motivo regresó al Ecuador.

“Cuando estuve en Argentina aprendí a manejarme solo, que cada cosa se consigue con esfuerzo y que hay que seguir luchando para conseguir lo que uno se propone, ya que si no luchas no consigues nada”, mencionó Juan Pablo Vega en diálogo con Diario EL NORTE.

El fútbol moderno obliga a los jugadores a destacarse en varios puestos dentro de la cancha. Por ese motivo, el futbolista anteño se siente cómodo actuando de enganche, pero también de extremo tanto por derecha como por izquierda. Él no deja de entrenar, ya que busca cristalizar su sueño.