Juan Pablo, el ibarreño que jugó con Federer

Ibarra. El pasado domingo 24 de noviembre es un día que Juan Pablo Aceldo y su familia nunca olvidarán. El pequeño ibarreño fue una de las 25 personas que tuvieron la oportunidad de, además de formar parte de la clínica de tenis que ofreció Roger Federer, jugar un punto siendo pareja del destacado tenista suizo, considerado como el mejor de la historia en este deporte y que es llamado “Su Majestad”.

Tiene una afección. Juan Pablo Aceldo, a sus 9 años de edad, en lo que menos piensa es en la delicada enfermedad que le acompaña. Prefiere no hablar del tema y mejor se interesa en intentar hacer las cosas que realiza cualquier niño de su edad.

Por ejemplo, ir a la escuela y jugar algún deporte y, en el caso de “Juanpa” es el tenis, disciplina en la que ya destaca.

Reacción. El sueño de Juan Pablo es convertirse en un destacado tenista y brillar a nivel internacional. Pero, hasta el momento, lo mejor para fue tener cerquitita a quien, en la actualidad, es el número tres del ranking mundial ATP.

“No lo creí cuando el profesor (Galo Gudiño) envió la invitación al teléfono de mi mamá. Luego envió un audio, en que nos explicaba, que hemos sido invitados a la clínica con Roger Federer”, inició Juan Pablo.

“Fue la mejor experiencia, la más buena. Me sorprendí al verlo, porque era Roger Federer. Fue un sueño hecho realidad”, sentenció el tenista. Por su parte, Galo Gudiño, entrenador de la Escuela Ciudad de Ibarra Tenis Club, explicó que, gracias a la amistades que tiene con una reconocida empresa de artículos deportivos del país, se consiguió la invitación para que uno de sus pequeños pueda compartir y conocer a uno de los “monstruos” del tenis mundial. Él dijo que escogió a Juan Pablo porque es su “proyecto”, ya que lo formó desde el inicio.