Juan Guerrero: su vida gira en torno al balón, la enseñanza y la música

Juan Carlos Guerrero Morales es de esos personajes que impactan a simple vista. Sus 64 años de edad, no han pasado en vano.  Es entrenador, cantante, docente y formador de futbolistas. También jugó al fútbol en los años 70.

Juan Carlos como le gusta que le llamen es un ibarreño de cepa y quien motivó a sus hermanos Nelson y Manuel a que sean futbolistas. “Somos 11 hermanos -9 varones 2 mujeres-, Lastimosamente han fallecido dos”, dice con un poco de nostalgia.

Actualmente Guerrero y su escuela Juventud Dinámica” se encuentra en el polideportivo de El Olivo al norte de Ibarra.

Desde ahí, planifica su trabajo en busca de nuevos talentos. La pandemia de la Covid-19, no fueron obstáculo para hacer lo que más le gusta trabajar con niños.

“Hay buenos niños en este barrio. En Imbabura hay grandes talentos; yo trabajé en Otavalo, Lita, Valle del Chota, en todos estos sitios hay grandes jugadores”, reconoce.

El balón fue su primer amor. De hecho asegura que nació con la pelota del vientre de su madre.

Desde pequeño jugó, fue el juguete que nunca faltó en la casa. A pesar de las dificultades que por ahí se pudieron presentar, era la pelota el mejor antídoto para esos obstáculos.

Con la redonda logró vencer las dificultades. Desde joven se fue a Quito, con toda la ilusión de buscar días mejores.

Su talento era indudable y dicen las personas que lo vieron jugar, que era muy técnico. “Era un volante izquierdo que tenía mucha agilidad, jugó en el Deportivo Quito con el profesor Juan Yépez”, menciona Alfredo López, uno de sus amigos.

A pesar de sus condiciones futbolísticas, la música otros de sus hobbies le empezaron a seducir. Su descendencia colombiana y acompañada de ese género tropical literalmente lo sacó del fútbol.

“Fui Policía y ahí empecé a cantar, luego pasé a la orquesta los Piquer, donde conocí a los músicos más importante del momento. Me gustó la música y eso me sacó del fútbol”, dice entre risas.

Guerrero cantó con la orquesta Don Nico y sus Estrellas; Los Estudiantes de Ibarra; Brillantes de Ecuador; Los Titos y la orquesta Siglo XXI.

También fue parte de Don Medardo y sus Player entre otros. La música y la pelota son las dos pasiones del personaje ibarreño.