José Bastidas, el mago del pincel

escenaEl maestro José Bastidas, otavaleño de amplia trayectoria en la pintura, realizará mañana su nueva exposición “Cromáticas de la Vida”. Obras que serán presentadas en la Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión” (Quito), a partir de las 19:00. La muestra estará abierta al público hasta el 3 de octubre.

 

Un mago del pincel. Hablar del otavaleño, José Bastidas,   es hablar de un verdadero mago del pincel. Un reconocido artista que plasma en sus pinturas un mundo real, social y propiamente ecuatoriano. En su trayectoria han sido decenas de muestras que las ha realizado en el Ecuador y a nivel mundial. Un pintor al que no le interesan reconocimientos ni promociones sino el poder distinguirse de los demás siempre extendiendo su mano hacia la sociedad. En sus obras extrae personajes que oscilan entre la sátira y la fantasía plasmados con una técnica sugestiva con veladuras cromáticas. Bastidas juega con lo tierno y lo profundo entre fondos y formas. Un talentoso artista del Valle del Amanecer que tiene un compromiso con él y su público.

Detalles de la exposición. La muestra cuenta con 60 obras de surrealismo mágico pintadas al óleo y en tamaños que van desde los 50 x 70 cm hasta 90 x 80 cm. Como ha sido característica de este artista, su obra será donada para una obra benéfica. Para el efecto, cada cuadro entrará a subasta al mejor postor y el dinero recolectado se entregará a la Fundación Corazones Valientes que ayuda a niños víctimas del cáncer. La importancia de su muestra no radica únicamente en sus talentosas pinceladas, sino en la posibilidad que estas tienen de convertirse en una mano solidaria.

Su aporte a la sociedad. El trabajo del maestro Bastidas no se ha ceñido únicamente al ámbito artístico, pues la preocupación por ayudar a la población más vulnerable ha sido una de sus características. Ha realizado talleres de pintura para niños en situación de riesgo de su ciudad natal (Otavalo-Imbabura), como una manera para impulsarlos a superarse tal como él lo hizo, pues en su infancia fue parte de ese grupo. También en ocasiones anteriores ha destinado el dinero recaudado por la venta de sus pinturas para diversos organismos como la Fundación Reina de Quito, Hospital de Cáncer Infantil de El Cairo (Egipto), comunidad indígena boliviana de Tarabuco a beneficio de siete familias que requerían cirugías, niños en situación de riesgo de Brasil, Costa Rica, Otavalo, entre otros.