Jorge Ortiz logró lo imposible: volvió a caminar

Ibarra. El 4 de marzo de 2018, durante una competencia ciclística, Jorge Ortiz sufrió un gravísimo accidente que lo dejó en una silla de ruedas. Un mes más tarde y, después de realizarse un ciclopaseo en su honor, él aseguró a Diario EL NORTE que en la próxima entrevista con este medio estará de nuevo de pie. Ayer, después de casi dos años, el teniente de Policía volvió a hablar con es-te rotativo y lo hizo de pie y apoyándose en un andador. Él prácticamente logró lo imposible.

Reacción. “Mi situación actual es estar en una silla de ruedas, pero todo depende de la actitud y de la fe que se deposite en Dios. Los doctores, muy profesionalmente, me dijeron que mi lesión en la columna es muy grave y que el volver a caminar y a sentir mis piernas es muy difícil”, mencionó el joven deportista el 15 de abril de 2018.

Pero, desde ese día, el joven oriundo de la provincia del Carchi, pero que reside ya un buen tiempo en la capital imbabureña, se fue en contra de todo pronóstico médico y, con la fe depositada en Dios y en la Virgen de la Purificación, hizo que lo imposible se haga realidad: Jorge volvió a caminar y su próximo desafío será volver a subirse en una bicicleta.

Después de pasar por una dolorosa y complicada operación en su columna, llegó el momento de agotadoras y largas jornadas de rehabilitación.

Jorge mencionó que, al inicio todo fue muy duro. Sin embargo, nunca se dio por vencido y cuando dio su primer gateo, su lucha no paró hasta lograr nuevamente ponerse de pie y caminar.

Ahora, puede caminar hasta 500 metros ayudándose de un andador.

“Para muchas personas estos 500 metros no pueden significar mucho, pero para mí es algo extraordinario. Todo esto se lo debo a Dios y al apoyo de mi familia”, sentenció Jorge Ortiz, de 28 años de edad.

Regresará al trabajo. Por otro lado, este amante del ciclismo en los próximos días se presentará en las instalaciones del Comando Provincial de Policía, para ponerse a las órdenes y desempeñar, por el momento, funciones administrativas.

Él y su familia, están agradecidos con la Policía Nacional del Ecuador, ya que siempre contaron con el apoyo de esta institución pública.

La madre de Jorge. Una de las personas más felices cuando ve caminar a Jorge es Mayra Revelo, su madre. “Cuando le realizaron la operación en un hospital de Quito, a una enfermera le pregunté el estado de mi hijo y ella me respondió: ‘Ni Dios le volvería a hacer caminar’. Quisiera volverla a ver y que constate que los milagros sí existen”, sentenció doña Mayra.