Ibarra. “Nosotros como imbabureños tenemos la fortuna de estar asentados sobre un patrimonio natural espectacular al que hay que proteger”, dijo el ingeniero Jorge Madera, uno de los impulsores de varias sugerencias en favor de Ibarra, entre ellas la formulación de una ordenanza de rescate patrimonial que no ha generado interés en la municipalidad, pese a ser presentada casi al finalizar la anterior administración municipal.

“No hay proyecto”. De un tiempo acá, me refiero a varias décadas atrás, vemos que nuestro patrimonio, especialmente arquitectónico se va desmoronando, no ha existido un trabajo consistente de conservación de las autoridades y de los propios ciudadanos como ha sucedido en otros lugares, afirmó Madera, al agregar que “desde hace mucho tiempo no tenemos un proyecto consistente de ciudad y específicamente no existe un proyecto de conservación de nuestro patrimonio”.

El Fonsalci. El ingeniero Jorge Madera recuerda que en el año 2015 se aprueba la Ley de Cultura y traslada las competencias de patrimonio a las municipalidades, pero no hemos sabido mantener esa riqueza, dijo.

Destacó el trabajo del anterior FONSALCI “que fue borrado del mapa por una administración municipal, pese a que cumplía con una función, al menos de intermediación muy técnica y valiosa”.

Ordenanza. En la anterior administración municipal de Álvaro Castillo se promovió la ordenanza tejida cuidadosamente para proteger la riqueza histórica tangible e intangible de Ibarra y no solo para proteger el centro histórico. “Él nos dio apertura y le entregamos la propuesta casi al final de su administración”. Eso significa que en septiembre de 2019 ya cumplió un año en manos de la administración municipal de la alcaldesa Andrea Scacco y está detenida.

Con la comisión de Patrimonio que la preside la concejala Mirian Ayala y la conforman Antonio Hadathy y Lucía Posso hemos tenido un par de reuniones, “pero no les hemos vuelto a ver más”, aseguró Jorge Madera.

La gestión de Patrimonio tiene que liderar la municipalidad “y aquí debemos dejar de ser papistas porque las cosas se manejan con recursos públicos y privados”.