Jorge Aimacaña da vida a varios personajes de la región

Luisito, Broly, Vellito y Transformers son entre otros los personajes que tienen vida, gracias al ingenio de Jorge Washington Aimacaña. El artista imbabureño se ha convertido en un referente de la animación y cultura en la zona norte del país.

Aunque el 2020 fue un año complicado para su trabajo, eso no desanimó a Washington quien se reinventó y amplió su stock de personajes.

El dinosaurio, Pablito, el vaquero y un selecto grupo de marionetas son parte de los nuevos seres que nos robarán la sonrisa durante este nuevo año.

“El 2020 fue uno de los años más complicado para nosotros como artistas. Nunca había pasado algo similar. La línea artística tuvo un resquebrajo total”, destacó.

A pesar de las dificultades esto no lo desanimó; sus casi 30 años de experiencia en el gremio le permitió ingeniárselas para salir adelante y continuar con sus proyectos y expectativas planteadas.

Aimacaña no solo es artista, es padre de familia, consejero, amigo y esposo, facetas que las combinó a la perfección durante los últimos nueve meses donde aprendió nuevas cosas.

Para este año, las cosas se proyectan mejor. Sus personajes son muy apetecidos para eventos sociales, culturales, deportivos y hasta políticos.

Luisito es el personaje insignia. Con poncho, sombrero y trenza, el personaje es jovial y se identifica con los niños.

A través de los años, este personaje se convirtió en la imagen de los eventos oficiales que realizaba el Municipio de Otavalo.

Luisito mide 2 metros 40 centímetros y su contextura lo hace afable. Ha recorrido todo el país como invitado de los desfiles y pregones.

En 2018 fue uno de los participantes del reality ‘Ecuador Tiene Talento’. Aunque llegó hasta las semifinales del programa, sus ocurrencias cautivaron a propios y extraños.

“Lo importante es que la gente lo identifica sin problemas y sabe que es de Otavalo”, corrobora Aimacaña.

Superado el 2020, para este año tiene nuevos proyectos. Aunque el tema de la pandemia continúa esto no merma los ánimos, por lo contrario lo obligó a reinventarse.

Sus productos y shows los hace con todas las medidas de bioseguridad. De hecho ese es el mensaje central, la protección, distanciamiento y uso de la mascarilla. Todos sus shows están enfocados a ese nuevo estilo de vida que desde la pandemia se ha impuesto.

Con una dosis saludable de humor, no solo se afronta más fácilmente la vida diaria, sino que también resulta útil en momentos difíciles y desafiantes como lo fue el año anterior.