Jeddu Krishnamurti

nelson villacisKrishnamurti decía: “Guía tu vida sin depender de autoridad alguna.  Declárate libre de conflictos entre el bien y el mal. Una vez libre hallarás la felicidad”.
Si lo que buscas es eficiencia, la ley es la autoridad y el mejor camino. Si lo que necesitas es consciencia, el amor es el único remedio.  La ley está hecha para la muchedumbre, el amor para el individuo.  No tengas conflictos con la ley, eso es algo mecánico, haz caso a tu amo consciente, que ello es algo que te hará único.


Moisés trajo la ley y Jesús trajo el amor.  Si en algo están de acuerdo musulmanes, judíos y católicos es en Moisés, a pesar de ser religiones diferentes, los tres lo ven como un eje vertebral en su supuesta doctrina de Dios; pero el amor es Dios y el amor no es un tratado, ni una doctrina. Hay gente que dice “Dios es amor” pero eso es personalizar, personificar y persona viene del griego y significa máscaras.  De ahí que prestamos mucha mayor atención a las caretas que al contenido.
Jesús, Buda y Lao Tsé eran AMOR, mas no una norma.  La reglas sirven para ordenar la periferia, para que no haya caos en el mundo exterior; pero el amor sirve para el centro, para fomentar conciencia en el individuo.
Krishnamurti también decía: “El mundo no resuelve los problemas del individuo, pero un individuo resuelto contribuye a dar solución al mundo”. De allí que Krishnamurti también decía: “la verdadera revolución es revolucionarse”.
Jesús dijo: “solo un mandamiento les dejo, es el amor”. Buda declaró: “solo una premisa existe, es la conciencia”.  Quien ama es consciente y quien hace conciencia de su ser ama.  El que ama y se hace consciente jamás va a matar, a robar y nada de lo que haga, aún cuando se equivoque será impuro.  La ley es para la masa, el amor y la conciencia son experiencias del individuo.

 

Nelson Villacís
nelsonvillacis@hotmail.com