Japonesa intercambia saberes

p4hospiIBARRA. Mediante un programa de voluntariado, Rika Tayamaji, terapista física de 26 años, llegó a Ecuador con el objetivo de intercambiar experiencias con el personal del área de Rehabilitación y Terapia Física del Hospital San Vicente de Paúl.

La Agencia de Cooperación Internacional de Japón JICA, es el organismo ejecutor de la Asistencia Oficial de Desarrollo de Gobierno, es la encargada de mantener y manejar el programa de envío de voluntarios a diversas partes del mundo, con el propósito de elevar el nivel tecnológico y el desarrollo socioeconómico de los países a quien apoya.

 

La cooperación a Ecuador a través de esta modalidad inició en 1990, cuando los gobiernos de Ecuador y Japón suscribieron un acuerdo que permitió el ingreso de profesionales extranjeros.

Más de 600 técnicos llegaron al país logrando resultados exitosos. “Hoy es la oportunidad del Hospital San Vicente de Paúl para aprender y mejorar”, afirmó Edisson Ayala, Director Médico Asistencial, encargado de consolidar el proyecto. Marco Montesdeoca, Coordinador del Servicio de Rehabilitación y Terapia Física, manifestó que esta experiencia es importante para aunar conocimientos con el fin de brindar calidad y calidez a los pacientes que ingresan a la casa de salud.

“El proceso inició hace un año, gracias a la gestión realizada por las autoridades del Hospital a la Agencia de Cooperación Internacional de Japón, para obtener apoyo en el área de salud’’, dijo. Tayamaji trabajará en varias áreas como: neuro- rehabilitación, terapia traumatológica, kinesioterapia, Inhaloterapia y terapia a nivel pediátrico. El perfil profesional de la joven contribuirá para la aplicación de técnicas orientales como: acupuntura y medicina alternativa. La terapista obtuvo su título en la Academia de Rehabilitación de Yanagawa en el año 2011, tiene experiencia en rehabilitación de pacientes con enfermedades cerebrovasculares y trastorno motriz.

La voluntaria arribó a Ecuador a principios de enero, y recibe un curso de entrenamiento de español por cuatro semanas, lo que le permitirá mejorar sus habilidades en el idioma. Como condición, la Cooperación Internacional de Japón, solicitó el alojamiento de Tayamaji dentro de una casa, donde pudiera vivir como hija de familia.

“Hemos buscado a hogares de compañeros que laboran en el HSVP, para que puedan acoger a la voluntaria”, manifestó Montesdeoca, quien también dice que es importante dar a conocer a la comunidad acerca de los nuevos talentos que brindan servicio en el Hospital.

La fisioterapeuta compartirá sus conocimientos en el HSVP por el periodo de dos años.