Japón, año uno tras el tsunami

Fukushima. Un año después de que un terremoto de 9 grados Richter seguido de un devastador tsunami sacudiera el noreste de Japón el 11 de marzo, la zona se encuentra en plena reconstrucción y los reactores en la central nuclear de Fukushima están en “parada fría”.

Afectados. Todas las ciudades costeras de las provincias nororientales de Iwate, Miyagi y Fukushima celebrarán memoriales en honor de los casi 20.000 muertos y desaparecidos que dejó la catástrofe y se unirán en un minuto de silencio a las 14.46 hora local (05.46 GMT), la misma a la que tuvo lugar el seísmo. Lo mismo sucederá en Tokio, donde se ha convocado una gran ceremonia en la que participarán, entre otros, el emperador, Akihito, y el primer ministro, Yoshihiko Noda.

Desafío. Cerrar definitivamente la crisis se presenta como un desafío a largo plazo ante la dificultad de retirar el combustible nuclear del interior de los reactores antes de desmantelar la planta, lo que puede llevar cuatro décadas. Además, cientos de miles de personas siguen desplazadas bien por la crisis nuclear o bien por los daños del tsunami sin conocer cuál será su futuro, mientras en Fukushima las labores de descontaminación avanzan con lentitud. Hay poco que sugiera que el peor desastre nuclear desde Chernóbil haya cambiado sustancialmente la regulación nuclear en el país.