¿Y la proclamada seguridad jurídica? (II)

mariana guzmanRetornando al caso  de la fijación de una pensión alimenticia de diez dólares por hijo, cabe interrogarse por qué la juzgadora simplemente no se acogió a las normas pertinentes, haciendo prevalecer los derechos constitucionales de la niñez y adolescencia determinados en la Sección 5a. Capítulo III de nuestra Constitución, especialmente en su Art. 44, en que se proclama que el Estado, la sociedad y la familia asegurarán el ejercicio pleno de sus derechos,se atenderá el principio de su interés superior y sus derechos prevalecerán sobre el de las demás personas, concordante con los principios previstos en el Código de la Niñez y Adolescencia, principalmente los instituidos en los Arts. 11 y 12, entre otros de la antedicha ley, a más de que inobservó los montos alimenticios fijados por el Consejo de la Judicatura en Transición y establecidos en la Tabla de Pensiones Alimenticias promulgada en el Registro Oficial (Resolución 01-CNNA-2012, Nº 628 del 27 de enero de 2012),

empeorando el comportamiento de la juzgadora al ordenar un peritazgo del monto de las pensiones alimenticias impagas por el alimentario, para posteriormente  anularlas y ordenar un nuevo que perjudicaba gravemente los derechos de los niños, hijos del alto funcionario público quien por mandato legal previsto en el Art. 5, literal g.2 de la Ley Orgánica del Servicio Público, no podía ingresar al mismo por adeudar no solo más de dos pensiones alimenticias, sino un monto considerable.
No hay misión más sagrada que administrar justicia prevalida de conocimiento jurídico y de una probidad intachable,  pero si a ésta función la mancillamos con la fuerza del poder, y no justamente para que se aplique la ley en toda su rigidez, sino para conculcarla a favor de intereses que se contraponen al deber moral de padres, trastocamos la misma convirtiéndola mas bien en un instrumento de oprobio y no de orgullo por imponer a través de la misma el cumplimiento cabal de nuestros derechos y obligaciones de ciudadanas y ciudadanos.  

 

Mariana Guzmán Villena
mguzmanvillena@yahoo.es