¿Sabías que el baño sauna va más allá de la relajación?

Ibarra. Los saunas se han utilizado durante cientos de años y siguen siendo muy populares hoy en día para tener un momento de relax, para sentirnos mejor… pero también puede aportarnos una serie de beneficios sobre el cuerpo más allá de la relajación, independientemente del tipo de sauna o del nivel de humedad de la misma.

Circulación. Nuestro ritmo cardíaco aumenta y los vasos sanguíneos se ensanchan, lo que aumenta la circulación. El aumento de la circulación puede ayudar a reducir el dolor muscular, mejorar el movimiento de las articulaciones y aliviar el dolor de la artritis. El calor también puede promover la relajación, lo que mejora la sensación de bienestar.

Despejar la mente. Bien sabido es que sesiones entre 10 y 30 minutos en un sauna ayudan a relajar los músculos, a desestresarse, activan la circulación y alivian la tensión. Este espacio es ideal para desconectarse de las preocupaciones, salir del cansancio y despejar la mente, entre otros beneficios.

Belleza. Y en materia de belleza son buenísimos para la piel: sirven para liberar las toxinas y ayudan a dejarla más suave y limpia, además de colaborar con la reestructuración de la fibra capilar.

Mito. Aunque puede haber algunos beneficios potenciales para la salud también existen algunos mitos. Uno de ellos afirma que la sudoración en el sauna puede eliminar las toxinas del cuerpo.

¡Falso!, pues a través del sudor apenas nos libramos de un 1% de las toxinas.

Sin duda, te ayudará a darle a tu piel una dosis extra de luminosidad para que te veas y sientas más hermosa.