¿Retrocederán los precios del petróleo?

Durante el partido inaugural del Mundial de Rusia 2018, compartieron palco el presidente ruso Vladimir Putin, el presidente de FIFA Gianni Infantino y el príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman. Sus reales presencias mostraban el acartonamiento típico de los actos protocolarios. Pero, los abundantes goles no tardaron en llegar. Cuando los rusos anotaron el primer gol, Infantino y Putin hicieron un gesto curioso de levantar los hombros para no incomodar al saudita que tenían a su lado. Luego Putin extendió cordialmente su mano al príncipe, en un gesto de “fair play”. Pero no imaginaron que iba a hacerlo cuatro veces más, en vista de la goleada que le propinó el seleccionado ruso al de Arabia Saudita. Antes del encuentro Putin y Salman se habían reunido en privado, pero no para hablar de fútbol, sino de la cantidad de petróleo más adecuada para bombear en los siguientes meses. Recordemos que el mayor productor del mundo es Arabia Saudita con más de once millones de barriles al día. El tercer puesto lo tiene Rusia con diez millones de barriles por día. Sumadas sus producciones, se encontraban en esa sala dos personas que controlan el 20% del crudo mundial. Además Arabia Saudita es miembro de la OPEP y su palabra es casi sagrada en el cartel que maneja el 30% de la producción mundial. Su propósito era el de alinearse y acordar un aumento de la producción, misma que se había restringido durante más de un año para sostener los precios…