¿Qué tipo de agua tomamos?

Ibarra. Con la finalidad de que los usuarios consuman agua de calidad, el laboratorio de la EMAPA-I realiza controles las 24 horas del día en 32 puntos.

Según los expertos en estos análisis Ibarra sí cuenta con agua que puede ser consumida por las personas.

Al laboratorio, ubicado en Caranqui, se analizan las 15 muestras diarias que llegan a este lugar.

Carla Valarezo, jefa de laboratorio de control de la calidad de la empresa de Agua Potable, es bioquímica y farmacéutica, comentó que a través de un cronograma de monitoreo se realizan los controles en las zonas rurales y urbanas del cantón.

Explicó que en estos lugares se hacen controles de cloro residual para tomar muestras y analizarlas en sus parámetros físicos, químicos y microbiológicos.

Añadió que todas las plantas de tratamiento que son competencias de la empresa se encuentran en perfectas condiciones cumpliendo con los parámetros necesarios.

Así mismo el agua que se provee mediante tratamiento en estas zonas, Carla aseguró que cumple con la normativa 1108 del INEN, la cual plantea los requisitos del líquido vital.

Esta normativa contiene varios parámetros físicos, químicos y microbiológicos con límites permisibles, como por ejemplo, el agua potable debe ser clorada y tener una cantidad de cloro dentro de un rango, en este caso es de 0.3 a 0.5.

Importancia. La ventaja que tiene el cantón, según la bioquímica, es que sus fuentes y captaciones son de buena calidad, “los sistemas son sencillos porque sus fuentes son subterráneas y ahí tenemos una calidad muy buena”, mencionó. El equipo técnico realiza los controles en los 32 puntos de la ciudad. La empresa cuenta también con 26 plantas de tratamientos en sectores urbanos y rurales. Pablo Torres, encargado de analizar el cloro residual, indicó que el trabajo es acudir a los puntos finales de red para analizar el líquido.

Análisis. Christian Tafur está encargado de la parte técnica del laboratorio, comentó que para verificar la calidad de agua se trabaja en cinco equipos, en los cuales se mide el color y la turbiedad del agua para observar la apariencia física.

Señaló que los tres líquidos que se analizan son agua potable, crudas y residuales.

Es decir, la segunda matriz es un líquido que no ha tenido ningún tipo de tratamiento, sin embargo, la residual es el agua gris producida por en una fábrica o por algún tipo de industria.

“Con estos parámetros se garantiza la calidad de agua en la ciudad”, dijo.

Christian Tafur, encargado de la parte técnica del laboratorio de control de la calidad de la EMAPA-I, usa un equipo para realizar el análisis de una muestra del líquido vital.
A través de este equipo del laboratorio se analiza el cloro residual que contiene la muestra de agua,