¿Podríamos imaginar una educación así?

marcelo almeida pastor¿Será posible cambiar la forma cómo se enseña en las aulas? ¿Alguien se atreverá a hacer innovaciones en los currículos, en el aula o en las maneras de evaluar, con el propósito expreso de formar personas que no memoricen contenidos; sino que tengan la capacidad de argumentar, criticar, volver a deducir para construir otras respuestas lógicas, hipotéticas o estructuradas? ¿Será posible formar seres humanos con atributos intelectivos y éticos como para tolerar frustraciones, fracasos, errores y sortear de manera flexible los problemas de la vida cotidiana?
Son preguntas que expertos y padres de familia se han hecho. Ya la humanidad vive en el siglo XXI y no hay tiempo para esperar. La idea es pensar de otra manera en la sociedad y en la educación. Se opina que “el papel del maestro y de los estudiantes requiere cambiar significativamente”.


En la sociedad la composición familiar ha variado, hay mayor número de madres solteras y de padres divorciados, el fenómeno de la migración envuelve el planeta entero; quizá entonces habría que cambiar el tipo de asignaturas que se necesitan facilitar en clase, la mayoría podría estar relacionada con el mundo afectivo de los estudiantes.
Los futurólogos afirman “hay que cambiar tres cosas: la metodología de las clases, el uso de la tecnología y la manera de evaluar; piensan que pupitres y pizarrones serán cosa del pasado; los computadores se convertirán en escenarios de aprendizaje, aulas amplias con sillas organizadas en círculo o adaptadas como si fueran salas de cine, serán los nuevos espacios en donde se discutirá más no se dictará el conocimiento”.
Ya no pueden los alumnos llegar a clase sin saber nada y el maestro pretender instruirlos y evaluar para comprobar qué aprendieron. “Los profesores dejarán de ser controladores del saber para convertirse en los mediadores que planteen dilemas, generen preguntas y reflexiones, también tendrán la misión de volver a los estudiantes más analíticos, críticos, intérpretes y mejores lectores”.