¿Parque Pilanquí y parte de dos avenidas a manos privadas?

Ibarra. Diario EL NORTE, con el apoyo de profesionales de la arquitectura, tuvo acceso a la Base Catastral del GAD municipal de Ibarra, en donde se puede apreciar que bienes de uso público de los ibarreños “retornaron” a manos privadas.

Hasta el momento, pese a la insistencia de nuestro medio de comunicación, nadie, incluida la alcaldesa Andrea Scacco, sus funcionarios y concejales, han dado una explicación valedera de por qué en esa Base Catastral consta como un solo predio de propiedad del señor Jorge Honorio Mo-rejón, la prolongación de la avenida Teodoro Gómez de la Torre, desde la avenida Eugenio Espejo, parte de la avenida Heleodoro Ayala e incluso el parque de Pilaquí.

¿A manos privadas? Los profesionales que nos hicieron caer en cuenta sobre este particular, demostraron que en el plano registrado por el GAD municipal, prácticamente desaparecieron estos bienes de uso público (avenidas y un parque) que ahora constan catastrados en favor del ciudadano Jorge Morejón como un solo predio que alcanza los 151 546 metros cuadrados, lo cual se lee en la información del sitio: Urbanización Pilanquí del BEV en donde se cita a la avenida José Tobar y Tobar y avenida ingeniero Heleodoro Ayala , con la área detallada anteriormente. En cuanto a la información del propietario, se detalla el nombre del señor Morejón Yépez Jorge Honorio y en el plano respectivo se ubica el predio en el que ya no consta como vía pública la prolongación de la avenida Teodoro Gómez de la Torre, parte de la avenida Heleorodo Ayala y tampoco el parque de Pilanquí.

La más grande. Hasta ayer buscamos explicaciones, pero nadie habló sobre esta superficie de terreno que viene a convertirse en una de las más grandes de Ibarra de propiedad privada.

Junto a la prolongación de la avenida Teorodo Gómez de la Torre se encuentra la Terminal Terrestre que pertenece a la compañía de economía mixta y lo que sería el nuevo mercado de Ibarra (ahora paralizado), eso sí como propiedad municipal.

¿SE LLEGÓ A ALGÚN ACUERDO?

Si estas áreas de uso público (parque y avenidas) pasan a manos privadas, se supone que debe existir algún acuerdo (¿o hay un error en catastros?) entre la familia Morejón y el GAD municipal para ceder estos espacios. El principio general del Derecho, según los entendidos, dice que un bien de uso público no podría cederse en favor de un interés particular.