¿Las tareas en El Obelisco fueron garantizadas?

Ibarra. El 1 de diciembre de 2019, mediante un artículo publicado por este diario se evidenció que el monumento más emblemático de la ciudad de Ibarra, El Obelisco de la Estación, se encontraba parcialmente descuidado.

En la noche no existía iluminación porque ninguna luminaria del suelo funciona y las externas de igual manera. A esto se sumó el ollín negruzco impregnado en la baldosa, producto también de las pasadas manifestaciones, en las cuales se irrespetó el bien público. Se habló de la necesidad de una limpieza.

Trabajos. El 6 de marzo, la Alcaldía de Ibarra, mediante un boletín de prensa, informó que a través de la Unidad de Parques y Jardi-nes de la Dirección de Ges-tión Ambiental, hizo el mantenimiento de la Pla-zoleta Pasquel Monge, (O-belisco de la Estación) en una primera parte, la misma que concluyó, en la noche del pasado viernes con la iluminación del lugar.

Según la Municipalidad, los trabajos realizados fueron de limpieza, lavado de las baldosas del piso, pintura del Obelisco y la recuperación de las luminarias.

Procedimiento. La gente miraba con atención cómo, paso a paso, los trabajadores y personal del Cuerpo de Bomberos se apropiaron del espacio con el objetivo de intervenir en la fachada de casi 30 metros de alto.

Sin embargo, algunos transeúntes se sorprendieron por la manera en que se cubrieron parcialmente las estatuas, mientras se pintaba de blanco el pilar.

Caterine Carrillo, visitante capitalina, aprovechó para sacar una fotografía de una de las estatuas, que según afirmó tenía “gotas de pintura blanca”.

“Eso es un atentado contra un monumento histórico”, repetía otro curioso, al tiempo que se preguntaba si estaban presentes funcionarios de Patrimonio o Planificación, para vigilar el procedimiento.

Para la visitante quiteña limpiar el piso del redondel con una manguera de presión “podría desprender la baldosa, he visto que en Quito utilizan vapor caliente”, agregó.

Con el pasar de los minutos se podía evidenciar que el piso iba recobrando un to-no más claro.

Durante la limpieza, no faltaron los cientos de residuos de chicles impregnados en el suelo.

Daños imperceptibles. A-demás de las manchas de pintura en los monumentos fotografiados por Ca-rrillo, otros curiosos observaron una grieta en la punta de El Obelisco.

“No basta con tapar la grieta con una mano de pintura debe haber algún estudio de la estructura”, concluyó Carrillo.

Objetivo. Hasta la noche del viernes, los espacios donde se encuentran las placas y las leyendas todavía estaban cubiertos con papel periódico.

Cristian Moreno, responsable de la Unidad de Par-ques y Jardines, del GAD-Ibarra, indicó que la principal meta es la recupera-

ción del espacio público de la ciudad, con la finalidad que los turistas puedan mirar y disfrutar de la buena imagen del tradicional O-belisco de la Estación.

Cooperación. El 7 de marzo iniciaron las labores de recuperación de los íconos de la ciudad. Está previsto que finalicen en ocho días. La Universidad Tecnoló-gica Equinoccial (UTE), en convenio, desarrolla un Plan de Revitalización.

A un lado, el vehículo-escalera de los Bomberos de Ibarra. Al otro, la estatua parcialmente cubierta.
Una hidrolavadora fue utlizada para la limpieza del piso que durante las protestas se cubrió con los residos de llantas quemadas