¿Fraude aceitoso?

pedro ramirezRegularmente a motores y vehículos de combustión a gasolina o diésel deben realizarles periódicos cambios de aceite para su normal funcionamiento. Estos cambios pueden ser desde económicos con un aceite a granel de “pipa” -tanque- hasta los más sofisticados que vienen en galones de casi 4 litros y de un litro, etiquetados y sellados de fábrica que por lo regular son importados en diversas marcas y presentaciones.

No faltarían quienes se estarían aprovechando de esta necesidad de la gente para, en lugar de aceite sellado y garantizado de fábrica, vendan aceites de baja calidad y precio, sustituyéndolos fraudulentamente en envases de aceites de buena calidad y marcas conocidas y garantizadas. No se puede saber si hay contubernio entre “proveedores” y cambiadores de aceite. 
Sea como fuere pero se produce un fraude al consumidor al no entregarle un producto bueno por el cual está pagando sino otro de menos precio y mala calidad.
En Colombia se habla que un 20% de aceites para motores son fraudulentos. Incluso se dice que aceites usados son mezclados con aclarantes para venderlos como nuevos.
El dolo pudiera evitarse si el consumidor se fija en la tapa del envase del aceite nuevo a cambiar, particularmente en el sello original de aluminio que tiene logo de marca y es algo difícil retirarlo; en el envase “chimbo” el falso sello aluminado no posee logo, se retira fácilmente con la uña del dedo, pues su pegamento es de mala calidad tanto así que a veces se adhiere a la tapa del envase.
Las consecuencias de usar aceites de mala calidad es un riesgo para el motor pues los magros componentes acumulan lodos, no lubrican bien las piezas internas del motor dejando expuestas a fricciones metal con metal que terminan dañando irremediablemente el motor.
¿Quién asume los dañosirreparables del motor por el aceite “chiveado”?. Las autoridades ya encontrarán responsables.

Pedro Manuel Ramírez
pm_ramirezt@hotmail.com