¿El Alba quiere una CNN “alternativa”?

Ruben DarioMe parece difícil entender por qué el populismo de izquierda latinoamericano, tan entusiasmado con la idea de ganar la guerra mediática a los “poderes fácticos”, quiere hacer lo mismo que critica, es decir, crear grandes canales de televisión, páginas web, radios satelitales y periódicos impresos de alcance latinoamericano pero con la mirada de ese populismo del siglo XXI y negando las otras realidades, las otras voces y las otras presencias.Algunos de mis lectores dirán que el Alba tiene derecho a plantearse ese tipo de medios “alternativos” frente a lo que consideran prensa “del imperio”, y podrían tener razón si no fuera porque -al menos de lo que muestra la experiencia del manejo de los medios incautados en el Ecuador y convertidos en gobiernistas, no en públicos- los contenidos, las líneas editoriales y la conducción informativa cumple exactamente las mismas reglas que tanto critican.

Es decir, un periodismo sin equilibrio, sin pluralidad, sin voces distintas, sin crítica, sin democracia. ¿No es eso lo que critica el populismo de izquierda del siglo XXI? ¿No es que a sus líderes les molesta tanto que los medios burgueses o privados o capitalistas representen poderosos intereses económicos?

Si es así, ¿por qué no construir medios realmente distintos, es decir, en los cuales estén representados todos los sectores, pro y contra, derecha, centro e izquierda, de arriba y de abajo, del gobierno y de la oposición, con visiones lo más amplias posibles, con apertura del mayor abanico ideológico posible? No creo -nunca lo he creído- que la respuesta a un error sea otro error.

Pero eso, lamentablemente, me parece que ocurre cada vez que escucho a los líderes de las llamadas “revoluciones latinoamericanas contemporáneas” hablar de la prensa y del manejo de contenidos en beneficio de “ciertos intereses”.

El combate más inteligente a esos “ciertos intereses” sería no tener ningún interés específico sino, únicamente, el de la sociedad. Los ejemplos abundan y son de gran calidad: la BBC británica, TVN de Chile, Radio Nacional Pública de Estados Unidos, entre los medios públicos más emblemáticos, profesionales y, verdaderamente, públicos. Verdaderamente. 

Por Rubén Darío Buitrón
      Tomado del blog:
      www.rubendariobuitron.wordpress.com