¿Ejército o guardianes propios?

Muchas veces las palabras mal escogidas, generan conceptos mal entendidos y eso puede conllevar a soliviantar a la sociedad. Considerar que en el Estado ecuatoriano, regido por leyes y por una Constitución que nos cobija a todos, pueda surgir la idea de que un sector cuente con su propio “ejército” o sus guardianes (entendemos que armados), nos hace pensar que estamos llegando a extremos insospechados. Solo con la aplicación de la justicia indígena, que tiene su reconocimiento legal, muchas ocasiones se han generado excesos e injusticia. Por tanto, la “idea” del máximo líder indígena de la CONAIE está fuera de foco. La violencia genera violencia y no quisiéramos pensar que otros sectores como los agricultores, ganaderos, empresarios florícolas, gremios económicos también tomen la decisión de armarse a configurar una especie de guardianes paramilitares. ¿A dónde conllevaría esta locura? Hay ‘líderes’ equivocados.