¿Dónde está Luzmila?, una pregunta aún sin resolver

Quevedo. En su perfil de Whatsapp, Alexandra Cevallos Suárez conserva la imagen de su hermana Luzmila Ramírez Suárez, desaparecida hace dos años.

La joven vivía en Quevedo y la última vez que se supo de ella fue el lunes 10 de octubre de 2016 cuando tenía previsto inscribirse en la Universidad de Machala, en la carrera de Medicina. “Ni Dinased ni Fiscalía hacen nada”, lamenta Alexandra.

Lo único que se confirmó es que Luzmila sí llegó a la universidad, pues aquel 10 de octubre Alexandra se comunicó con ella y la joven le respondió que estaba llegando a la universidad. A las 10:15 de aquel 10 de octubre fue la última vez que Luzmila estuvo conectada en su Whatsapp. La joven dejó Quevedo, para estudiar la carrera de sus sueños. El puntaje le alcanzó para la Universidad machaleña.

La joven viajó desde Quevedo a Huaquillas, el 2 de octubre de 2016 a la casa de una familiar, y desde esta ciudad fronteriza se dirigió a la universidad en Machala para poder inscribirse. Luzmila sufre una discapacidad visual del 52 %. Tras la desaparición, Alexandra manifiesta que no ha sido efectiva la labor de fiscales ni de agentes investigadores, precisa que uno de los policías extravió el video del transporte que Luzmila tomó desde Huaquillas a Machala. “Hemos presionado, han hecho allanamientos, excavaciones y no han encontrado nada…”. Alexandra lamenta que, en Huaquillas, solo exista un agente investigador para temas de desaparecidos. En este caso existen dos denuncias: una por la desaparición en Machala y el segundo por trata de personas, en Santa Rosa. La familia espera es un milagro para poder volver a ver a Luzmila y confían en que esté con vida.

A la familia le ha cambiado la vida, pero mantienen la esperanza. “No hay un día sin que me sienta morir; es una impotencia tan grande, un gran dolor una rabia… estamos con una agonía, es como cuando uno tiene un puñal clavado en cierta parte del cuerpo y todo el tiempo está sangrando la herida. Nunca la vamos a olvidar”, enfatiza Alexandra Cevallos Suárez.