¿Cómo

Ibarra. Los hámsteres son muy lindos y excelentes mascotas. Sin embargo, a veces, se demoran un poco en adaptarse a sus dueños. Si quieres domesticar a tu hámster, será necesario que pases algún tiempo relacionándote con él y dejando que se acostumbre a tu presencia y a tu olor.

Comodidad para vivir. La veterinaria María Fernanda Rodríguez, comenta que cuando adquieras a tu nuevo hámster, deberás ofrecerle un lugar cómodo donde vivir. Esto quiere decir que es necesario acondicionarle una jaula adecuada.

“Colócale una cama absorbente para que se sienta a gusto. Asimismo, esto le permitirá hacer sus necesidades en su jaula. Deberás limpiar las partes sucias de la cama a diario y reemplazarla por una limpia una vez por semana aproximadamente”, dice.

Además, asegúrate de colocar un envase con agua dentro de la jaula para que beba.

Alimentación. Los hámsteres son omnívoros, lo que significa que la base de su dieta consiste en alimentos de origen animal y vegetal. Normalmente, comen alimento balanceado para hámsteres, no obstante, se recomienda complementar su alimentación con trozos pequeños de frutas y verduras crudas a manera de premio dos o tres veces por semana.

“Si quieres darle un premio, considera la posibilidad de darle trozos pequeños de brócoli, durazno, coliflor o plátano. No le des ningún tipo de cítrico (como limones o naranjas) ni tampoco verduras amargas (como la cebolla), ya que podrían provocarle malestar estomacal”, afirma la experta.

Cuidado. Durante los primeros días después de traer a tu hámster a casa, deberás tener cuidado de no presionarlo demasiado. Esto resulta fundamental particularmente a la hora de darle de comer.

Simplemente ponle su comida en la jaula y déjalo solo para que coma.

Después de un tiempo verás que son una de las mejores compañías.

Espera una semana antes de intentar tocarlo. Es necesario que le des a tu mascota un tiempo para acostumbrarse a ti y para sentirse a salvo e instalado en su nuevo hogar.