Invierno en Colombia

Con cierto conformismo de quienes viven en Ecuador, escuchamos en las calles a ciudadanos colombianos decir que aquí se vive como en el paraíso.

Esto, a propósito del crudo invierno que ha dejado graves secuelas en el vecino país. La mayoría de departamentos han sufrido los desbordes de ríos que han inundado barrios completos, sembríos y han acabado con la producción y con la vida de cientos de personas. La emergencia es tal que varios países, incluido el nuestro, han entregado ayudas que son importantes ante el problema que vive nuestro vecino. La emergencia por las lluvias han alcanzado niveles de ‘catástrofe’ ante el alto número de vías colapsadas, poblados inundados y embalses en riesgo de desbordar su capacidad. Los medios de comunicación colombianos han destacado que los costos son altísimos. Hay muertos, damnificados y las pérdidas en flora y fauna son incalculables. Los desbordamientos no sólo ocurren por acumulación de agua en las represas, sino que los principales ríos siguen causando estragos en casi todo el país. El  panorama es devastador, con más de 400 carreteras dañadas y más de dos millones de hectáreas anegadas. Se dice que la reconstrucción de las zonas afectadas podría tomar unos 10 años. Colombia requiere de la solidaridad internacional inmediata.