Investigan el deceso de un otavaleño

Otavalo. Pasadas las 15:30 de este domingo 25 de noviembre de 2018, el cadáver de Marco Efraín Arteaga, de 54 años de edad, fue trasladado hasta el Centro de Investigaciones y Ciencias Forenses de Esmeraldas.

El hombre falleció en la madrugada, en un incidente confuso registrado en las calles 31 de Octubre y Quiroga, centro de Otavalo. Según sus familiares, la víctima, que trabajó durante 32 años en el hospital San Luis de Otavalo, murió a causa del gas que recibió en el rostro por parte de miembros de la Policía Nacional, mientras se desarrollaba una gresca callejera en la esquina de su licorería.

Testigo. Armando Iza, yerno del fallecido, comentó que tal vez se les fue de las manos a los policías, pero que las cosas están claras.

Según el testigo, el fallecido estaba en el momento del incidente también con sus hijos, ya que tienen una licorería en el sector, pero aclaró que no se encontraban ingiriendo bebidas alcohólicas.

“Todo fue producto de un pleito callejero que hubo entre personas que no son ni amigas para nosotros. Estábamos aquí en la calle viendo esa pelea, al ver que no hacía nada la Policía nos acercamos. Mi suegro comenzó a insultarles a los señores policías para que, por lo menos, le rescaten al señor que le estaban agrediendo, pero los policías vinieron a agredirnos verbal y físicamente. El gas pimienta que lanzaron fue tóxico e hizo que mi suegro fallezca de inmediato; llegó al hospital y le dieron respiraciones, pero no reaccionó”, mencionó Iza, que también asegura que al lugar del incidente llegaron aproximadamente 15 gendarmes en patrulleros, motos y caballos.

Al enterarse del deceso de Arteaga, su hijo reclamó enérgicamente a los miembros policiales y minutos más tarde fue aprehendido. Se conoció extraoficialmente que la tarde de ayer fue puesto en libertad.

Pide justicia. Por su parte, Elvia Maldonado, esposa del hoy occiso, manifestó que los policías le han botado gas en la cara a su esposo y producto de ello, se cae al suelo. “Los doctores trataron de salvarle la vida, pero fue imposible y en el informe salió que fallece de asfixia por haber inhalado tanto gas .

Pedimos justicia, no porque usan un uniforme tienen el derecho de lanzar el gas a la cara. El tuvo dos preinfartos anteriores”, aseguró la mujer.

Allegados de la víctima y agentes policiales esperaron por horas la audiencia del hijo del fallecido.
Familiares de la víctima llegaron al mediodía de ayer hasta el lugar de los hechos para explicar como se suscitó el incidente.
Momentos en que Marco Arteaga era llevado hasta el Centro de Investigaciones y Ciencias Forenses de Esmeraldas.
Un alto contingente policial llegó a los exteriores de la Unidad Judicial de Otavalo, mientras se realizaba la audiencia del hijo del hoy occiso.