Inventa dispositivo para conducir un carro más seguro

Ibarra. Su nombre es Pablo Basantes, estudiante de décimo nivel de Ingeniería en Mantenimiento Automotriz de la Universidad Técnica del Norte y es el desarrollador de un dispositivo que representa una gran ayuda a las personas con cierta discapacidad al momento de conducir un vehículo.

Sistema. El sistema está equipado con un dispositivo de reconocimiento de voz que consiste en una placa programable en Arduino (software libre) y un módulo que detecta la voz. Una vez programado los comandos de voz que se almacenan, el dispositivo reconoce las órdenes del usuario.

Después, a través de una aplicación para Android que también se lo desarrolló en software libre, el sistema electrónico permitirá controlar funciones auxiliares del automotor mediante los comandos de voz y la aplicación móvil, evitando así separar las manos del volante.

Este mecanismo de asistencia estará adaptado al panel de accesorios del vehículo.

Iniciativa. El desarrollador explica que la iniciativa nació al ver la necesidad de personas con discapacidad de movilizarse en un vehículo. Entonces este proyecto pretende ser la solución a este grupo de personas y elevar así su calidad de vida.

Basantes comenta que en virtud de esta necesidad, cuando cursaba el noveno nivel presentó su anteproyecto con este tema, con los objetivos y los impactos a la sociedad.

El anteproyecto está aprobado por el Consejo Directivo y el producto final deberá estar listo para el mes de agosto, fecha en que el estudiante tendrá que defender su tesis con la presentación del sistema.

Mientras tanto está en etapa de desarrollo y perfeccionamiento.

Su familia. Pablo Basantes tiene 29 años, es nacido en la ciudad de Pimampiro. Cuenta que el apoyo familiar ha sido importante en el desarrollo de este proyecto y están orgullosos de los frutos que está cosechando después de tantos años de esfuerzos.

Docente. Andrés Cevallos, docente investigador de la Universidad Técnica del Norte, ha sido el guía para que a través del desarrollo de este sistema, Pablo Basantes pueda obtener el título de Ingeniero Automotriz.

Cevallos manifiesta que la industria automotriz está ahora implementando sistemas de confort y potencia a los vehículos, incluso carros eléctricos o híbridos, pero esta parte de accesibilidad se ha dejado de lado.

“Si un una persona con discapacidad quiere adquirir un vehículo con adaptaciones especiales, en los concesionarios no hay”, dice.

Entonces en personas que no tienen motricidad en su piernas se adaptan mandos en el volante, desde donde se maneja la aceleración, el freno y la parte de la dirección. “Es riesgoso porque lo hace con las manos y se dejan funciones como direccionales, luces o limpiaparabrisas”, explica.

Propuesta Entonces esta propuesta quiere ser una solución para que mediante comandos de voz, el usuario pueda realizar estas funciones y así el conductor no suelte el volante y simplemente dé órdenes para que se activen los direccionales o los limpiaparabrisas del vehículo. Y así dar más seguridad al momento de conducir.

La Universidad educa a los profesionales para que los estudiantes pueda crear tecnología a través de la programación automotriz, para que una vez egresados de la Academia puedan implementar su propia empresa.

Se prevé que para la finalización de este ciclo universitario se gradúen alrededor de 25 profesionales en la rama automotriz y se espera que sus proyectos les permitan patentarlos y desarrollar nuevos proyectos.