07-10-2018 | 00:54
(I)

Pucará, el grupo musical que rescata ritmos populares

“El apoyo a la música local no existe, más es a lo urbano, nuestra música se está perdiendo, pero Pucará trata de mantener los ritmos”, contó Diego Mejía.

Ibarra. El rondador, la guitarra, el charango, el violín y otros instrumentos son utilizados por siete maestros que tratan de rescatar la música popular.

Ellos integran el reconocido grupo Pucará, que se formó en 1973.

“Con el maestro Enrique Males decidimos formar este grupo que retoma las canciones de agrupaciones chilenas”, contó Rubén Ushiña, director, quien aseguró que tocan música tradicional o popular.

“Preferimos decir tradicional a la música que no tiene autor, se pierde en el tiempo y que es parte de la cultura de un pueblo”.

El trabajo de estos maestros es recopilar y recrear música que muchas veces se están perdiendo. Ellos deleitan al público con música indígena y afro del Valle del Chota.

Compromiso. El 70% de los integrantes siguen siendo los mismos que empezaron esta travesía, de querer llevar la música tradicional a algunos países de América Latina y Europa.

“Tenemos un mismo objetivo, que es tratar de mantener en vigencia la música nuestra”, señaló Ushiña.

Pucará es un término kichwa y se refiere a las fortificaciones antiguas de piedra, que servían como resguardo para los chasquis.

El nombre del grupo también hace referencia a una masacre que hubo en Chile en 1973, donde algunos chilenos fallecieron.

Pucará, el grupo musical que rescata ritmos populares

Integrantes. Iván Tapia es el más alto del grupo; Segundo Conejo, oriundo de Peguche; Alberto Mendoza es otavaleño; José Morales, profesor jubilado; Carlos Males, uno de los fundadores del grupo; Diego Mejía, un carchense que decidió integrarse hace ocho años y Rubén Ushiña, de Ibarra.

Ellos también han tenido la oportunidad de participar en eventos internacionales.

Bolivia y Chile son los países donde han llevado la música tradicional.

Sin embargo, a este último país viajarán por segunda ocasión para ser parte del Décimo Quinto Seminario de Música Latinoameri-cana, donde pasarán esta semana en la ciudad de Osorno y realizarán presentaciones artísticas.

Los integrantes de esta agrupación también dictarán conferencias a los maestros de esa localidad.

Don Rubén indicó que la historia cuenta que el indígena que no sabe tocar un instrumento y cantar, es un vago, según la filosofía de su papá, “todos nacemos para la música”. Iván Tapia, otro integrante apasionado por la guitarra, dijo que por más lejos que estén, con la música siempre recuerdan a sus comunidades. “La música tiene una significación profunda. No son solo ritmos, son vivencias de nuestros pueblos, que hemos musicalizado y eso lo ponemos en el escenario”.