23-12-2018 | 15:51
(I)

Por las manos de mama Rosa han pasado más de 10 mil bebés

El 30% de los partos que se realizan en el San Luis se ejecutan en la sala de alumbramiento intercultural. El hospital es pionero en el tema a nivel regional.

Otavalo. Aída Flores, de 39 años, oriunda de San Rafael de la Laguna , tomó la decisión de traer al mundo a su segundo hijo con la asistencia de una partera y en posición libre.

Los miedos propios del proceso de alumbramiento desaparecieron al ver a Rosa Colta. Ella es la partera más experimentada que tiene el hospital San Luis de Otavalo.

Figura. ‘Mama Rosa’, como le conocen sus allegados es oriunda de la comunidad Angla, parroquia San Pablo, donde aprendió del oficio desde hace más de 40 años.

De pocas palabras pero de un rostro amable, asegura que las mujeres buscan a una partera para que les ayude a tener un embarazo más saludable.

Su abuela y luego su madre le enseñaron del oficio que con el pasar de los años lo profesionalizó.

Se siente orgullosa y recuerda cada nacimiento. Sus manos son sinónimo de vida, por eso asegura que tiene más de 10 mil nacimientos a través de estas cuatro décadas de servicio.

Estadísticas. Diego Buitrón, director de la casa de salud, asegura que el 30 % de los partos que se realizan en escenario se ejecutan en la sala de alumbramiento intercultural, por eso el San Luis es pionero en este tema.

La sala donde se practican los partos naturales asistidos por ‘Mama Rosa’ es una de las mejores equipadas. El lugar se construyó con un ambiente de hogar.

La luz, el calor y las cosas que se encuentran alrededor, intentan trasladar a la mujer embarazada a la confianza de su casa.

En el sitio. Las políticas de la sala de parto permiten además a las maternas contar con acompañamiento de sus seres queridos, usar la vestimenta adecuada a su cultura, ser atendidas por las comadronas de su confianza y beber líquidos con plantas medicinales para calmar los nervios.

Expectativa. Para Buitrón esta iniciativa es parte de la normativa ‘ESAMyN’, que se cumple en la casa asistencial.

“Es una estrategia que comprende algunas líneas de atención durante el embarazo, parto y lactancia materna. Esto garantiza que el embarazo transcurra con todos los cuidados necesarios”, puntualiza.

Aparte de brindarle la garantía a la madre, en líneas generales se busca disminuir la mortalidad y morbilidad materna y neonatal a través de la atención adecuada a la gestante, el parto humanizado, y el apoyo, protección y fomento de la lactancia materna. Por esta iniciativa intercultural, el San Luis se ha ganado su reconocimiento nacional.

un proceso que está bien garantizado
El parto en posición vertical está asociado con varios beneficios, principalmente, la reducción en la duración del período expulsivo del trabajo de parto.