02-12-2018 | 12:22

Mantener la identidad es el objetivo de la muestra Entre Pieles y Cabellos

60 fotografías y 9 gigantografías con mensajes en contra de estereotipos de discriminación racial forman parte de la muestra “Entre Pieles y Cabellos”.

Quito. Con el objetivo de mostrar al afrodescendiente tal y como es; sus facciones y su forma de peinarse o de llevar el cabello, la Fundación Azúcar realizó dos eventos importantes en la capital del país. Se trata del “Puente de Gala” (pasarela) y la muestra fotográfica denominada “Entre pieles y cabellos”.

Antecedente. La muestra fotográfica y la pasarela se montaron entre el 18 al 31 de octubre, en las instalaciones del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.

Se adecuaron cuatro ambientes, todos relacionados con costumbres y tradiciones del pueblo afroecuatoriano.

40 “modelos” de entre 4 y 27 años participaron en la pasarela denominada “Puente de Gala” , mientras que 60 fotografías y 9 gigantografías forman parte de la muestra bautizada “Entre pieles y cabellos”.

Reacción. Sonia Viveros, quien es subdirectora general de la fundación, institución que nació hace 25 años, explicó que entre los objetivos del proyecto están: trabajar con los niños, adolescente y jóvenes en la reflexión sobre el fenómeno de discriminación racial.

También mencionó que este proyecto de la pasarela y la muestra fotográfica nació en 2013.

“Tras reuniones y conversaciones con los jóvenes de la fundación y después de un intercambio cultural con grupos indígenas, surgió la necesidad de trabajar el tema de la identidad reafirmando los rasgos propios de los afrodescendientes”, dijo Viveros.

En 2013, realizaron el primer encuentro denominado “Trenzando Sueños” y tres años después se puso en escena lo que es “Entre Pieles y Cabellos”, donde principalmente se destaca el rostro y cabello de jóvenes afrodescendientes.

La idea de quienes forman parte de la Fundación Azúcar es itinerar la muestra y llevarla a provincias como Guayas, Esmeraldas, Carchi e Imbabura. En estas dos últimas provincias está el territorio ancestral.

Darwin Minda, oriundo de la parroquia Salinas (Ibarra), colaboró en el tema de las fotografías.

“Es una buena experiencia porque de a poco uno se va integrando en otros escenarios, donde la toda la cultura y toda forma de ser del pueblo afroecuatoriano se exprese libre. Esto de los peinados afros, fue una algo agradable porque permite visibilizar como los jóvenes se van vinculado a estos procesos culturales”, sentenció Minda.