03-01-2019 | 12:51

La chakra, la base de la alimentación de los andinos

La producción en la chakra es fundamental no solo para la reproducción económica del pueblo kichwa, sino también para su continuidad social y cultural.

Riobamba. La chakra es el pedazo de tierra destinado al cultivo de productos alimenticios para el consumo doméstico.

Se trata de una práctica tradicional en las familias indígenas, puesto que se trata de un sistema de desarrollo comunitario.

Investigación. Según publicaciones del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (Iniap), se trata de un espacio fértil realizado en un claro o terreno específico, el mismo que es acondicionado deliberadamente.

En esta área de tierra, que fue utilizada por los indígenas kichwas de la zona andina desde hace cientos de años, se pone en evidencia las variadas técnicas de cultivo de plantas, crianza de animales, suelo, agua y microclima que el campesino logra con el acompañamiento de todo el ayllu (astros, plantas, animales, cerros, lagunas, entre otras).

El trabajo en la chakra, aunque inicialmente era solo para las mujeres, pasó a ser una actividad de familia.

Sabiduría. La sabiduría ancestral les permitía aprovechar la gran diversidad y variabilidad del clima y suelo del paisaje andino y en los diversos pisos sabían qué sembrar y cuándo hacerlo y, sobre todo, realizar mezclas de variedades y asociaciones de cultivos para tener una diversa cosecha.

El cultivo de la chacra es ‘la crianza de todos por todos’. Hacer agricultura es saber criar y saber dejarse criar. Este conocimiento es milenario y se remonta a las primeras culturas andinas del periodo autónomo, que actualmente continúa siendo, en algunas comunidades y familias, la base para la producción de los alimentos.