03-06-2019 | 09:49
(O)

El cabello afro,

Las mujeres trazaban en sus peinados puntos de encuentro para compartir rutas de escape. Cuando se enteraron los amos, les obligaron a usar turbantes.

Ibarra. Las trenzas en el cabello de las mujeres del pueblo afro guardan historias.

En la época de la esclavitud, su cabellera fue el arma que encontraron para trazar puntos de encuentro y rutas de escape hacia la libertad, cita El Telégrafo.

La líder afro Nila de Aguiar, señala que los afrodescendientes se comunicaban a través de mapas que las mujeres trenzaban en sus cabezas.

“Las trenzas nagón, las que van pegadas a la cabeza y que en la actualidad las usan los raperos, eran hechas de tal forma que dibujaban rutas.

Así, cuando ellas se agachaban a entregar el agua o la comida, sus compañeros podían ver el camino para llegar al lugar donde iban a compartir en familia e incluso, comunicaban las vías de escape”, indica Aguiar.

Opinión. La líder de la Or-ganización Afro del Azuay, señala que los esclavos no podían compartir la hora de la comida, por ello dibujaban en sus peinados la ruta de encuentro para reunirse en familia en la clandestinidad.

El investigador colombiano José Antonio Caicedo, en una de sus obras señala que en los tiempos de la Colonia, cuando los españoles trajeron a los esclavos negros para que trabajaran en las plantaciones y haciendas, las mujeres cada vez que salían a laborar observaban con detenimiento el entorno.

“Después de un largo día de trabajo se reunían y se peinaban. En sus cabezas diseñaban mapas llenos de caminitos y salidas de escape, unos verdaderos códigos de rutas que permitían a los esclavos huir”, indica Caice-do.

Imposición. Sin embargo, los amos se dieron cuenta y obligaron a las mujeres de la diáspora africana a que utilicen los turbantes o pañuelos en la cabeza.

“Quienes estamos involucrados en los procesos de reparación de derechos utilizamos el turbante, no solo como un atuendo, sino también como un símbolo de resistencia y de historia. También llevamos nuestro cabello natural rizado, como una forma de honrar a nuestros antepasados y de aceptarnos tal y como somos”, indicó Nila de A-guiar.

Sin embargo, recalcó el respeto hacia las mujeres afro que prefieren llevar el cabello liso o peinarlo a su gusto.

Por su parte, Mama Yama, quien también es líder de la organización, destacó que hay varios tipos de turbantes que representan la ancestralidad del pueblo negro y la jerarquía de quien lo luce.

Los turbantes que ella usa tienen nudos en la parte superior debido a que es la matriarca en su familia y de la comunidad afro, la misma que se caracteriza por ser guiada por mujeres.

Hay turbantes que se utilizan en fiestas, nacimientos, bautizos y matrimonios, representan la vida, la felicidad, la belleza, concluye la matriarca.

La cabellera de las mujeres del pueblo afro fue también un instrumento para lograr la supervivencia de los esclavos que lograban escapar de los conquistadores o de sus ‘amos’.

Nila de Aguiar relata que “las mujeres guardaban semillas de maíz, de arroz o de otros cereales en su cabello para cultivar en los quilombos o en los palenques donde podían vivir libres tras la fuga”.

Comentario. Eduardo Ga-leano, periodista y escritor uruguayo, en su obra ‘Ellas llevan vida en el pelo’, narra que “antes de escapar, las esclavas roban granos de arroz y de maíz, pepitas de trigo, frijoles y semillas de calabazas.

Sus enormes cabelleras hacen de graneros.

Cuando llegan a los refugios abiertos en la jungla sacuden sus cabezas y fecundan, así, la tierra libre”.

En este aspecto, el cabello afro fue un medio de transporte de diferentes semillas de origen africano en varios continentes.

“Pero esto no fue lo único que guardaban en su cabello, incluso guardaban notas o las monedas o dinero que conseguían”, concluye De Aguiar.